Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el camino trazado desde el sentimiento, tan gallego, de la melancolía, condensado en la brétema, hasta el deambular algo más crápula de su bocanoite), facilita algunas claves de lectura. Aunque las explicaciones se hacen innecesarias cuando el lenguaje resulta tan ágil, actual y cercano: el más adecuado para expresar nuestro mundo. Un mundo en el que los hombres y mujeres de su generación nos reconocemos, en sus referencias musicales y culturales (no faltan alusiones al eterno Silvio, como tampoco al Pali, y a Sabina, y a Serrat) o en esas costumbres inveteradas de todos los jóvenes que alguna vez lo han sido de seguir a sus mitos (léase «Bolboretas»).

Anabel Caride, a quien veo trazar un prólogo-autorretrato en la composición con que abre esta nueva aventura; cuya fuerte personalidad se manifiesta en el uso de la persona gramatical y el empleo de los tiempos verbales, desde el infinitivo con carácter nominal, pasando por el futuro del indicativo como exteriorización de sus deseos de construir, hasta llegar al imperativo, como si a través de sus poemas nos diera ciertas instrucciones de vida, no olvida su faceta de zoon politikón (de hecho, uno de los poemas de Rebuldaina se titula así, aunque esta temática se desarrolla con más fuerza en la segunda parte del poemario), de mujer comprometida con su tiempo. Un tiempo que describe a la perfección en el poema «Terminator 15» y que la conmina a poner los ojos en problemas actuales (léase «Alambradas»; léase el muy triste, a la vez que esperanzador, «Tabula rasa»); a manifestar su opinión sobre la profesionalización de la política (léase, en este caso, «Cuando Hitler murió», o «Senatus populusque»); a denunciar incendios provocados por el interés económico; a, como buena conocedora de los entresijos del sistema educativo, repasar sus eternos desajustes; a reconocer entre sus tareas pendientes «asaltar la Moncloa, / proclamar la república, negar el concordato». A, en definitiva, elevar su voz reivindicativa en versos decididos que retratan el siglo XXI a través de caóticos espacios urbanos aglutinantes de todos los estamentos sociales, donde «esqueletos vacíos de casas sin techumbre / conviven con carteles de franquicias, / trolas de inmobiliarias»; donde la comunicación no existe y se ve sustituida por «amigos por las redes» en «estos tiempos líquidos» definidos por Bauman.

Sin embargo, esa urbe de apariencia inhóspita, esa metrópoli que se extiende a las ciudades dormitorio donde «los perros no recuerdan dónde corría un arroyo», conserva evocaciones y vivencias familiares (ay, esa «Calle Feria»; ay, esas «terribles amapolas del olvido» a las que alude en el poema «Usufructo vitalicio»; ay, esas «Abuelas», «magnánimas criaturas que restauran el mundo») que se completan con referencias a la vida cotidiana del barrio humilde donde no falta «la ropa amontonada esperando un océano / de espuma para peces». Ese tipo de menciones humaniza los espacios y descubre lo genuino, que es algo que Anabel Caride aprecia y persigue en cada uno de sus versos pues «solo lo que es auténtico se dona para siempre».

Por eso, sin pelos en la lengua, sin pararse a pensar si términos como «urbanita», «mollete» o «cultureta» (lo que ella misma denomina en otro de sus versos «mi jerga proletaria») resultan elegantes o pueden molestar a ciertos oídos críticos refinados (como si ambas palabras, «crítico» y «refinado», tuvieran la obligación de permanecer encadenadas), y siguiendo la recomendación del mexicano Enrique González Martínez, Caride le tuerce el cuello al cisne de una poesía con la que no comulga y actúa en perfecta libertad, siguiendo su propia necesidad expresiva, retratándose en cada sección, describiéndose y describiendo la actualidad sin abandonar la esperanza de los gestos sencillos («los artistas que legan himnos para quererse, / las madres que levantan el mundo / aunque nadie se inmute»), que son los que en verdad significan y construyen. Tampoco renuncia a la esperanza de que el paso del tiempo mejore algunas cosas por la vía del sentimiento, que «solo quien ama tiene un dios verdadero» y «quien ama / nunca olvida volver». Y hay mucho amor vertido en estos versos construidos para la noche del corazón.

Su estilo, reconocible en otros poemarios, se desenvuelve, pues, en acertadas y acumulativas aposiciones de sintagmas nominales que recuerdan, en cierto modo, al impresionismo pictórico, transido de cierto matiz irreverente y una fina ironía para su vertiente más crítica (no se pase por alto su «Yo quiero ser ministra de Cultura»). Aunque a veces, por qué no, el empleo del humor no tiene más función que hacer al lector esbozar una sonrisa ante costumbres inveteradas, pero absurdas, como esas que retrata en «Apología del Almax».

En cuanto a la cuestión métrica, Caride apuesta por un verso libre donde impera el ritmo de perfectos endecasílabos y alejandrinos en combinación con heptasílabos que actúan como pie quebrado, especialmente al final de los poemas, que suele ser rotundo, contundente. Esa versificación medida hasta en los más mínimos acentos trasluce su amor por la música, pero sobre todo por la poesía clásica como «Bálsamo de Fierabrás»; por la Literatura con mayúsculas que le hace rendir homenaje al árbol más célebre y sentido, al olmo machadiano en el poema «Arde Pontevedra», de reminiscencias becquerianas; por la Literatura que se refugia en la «Biblioteca» borgesiana como un nuevo y promisorio Babel que todo lo contiene.

Es difícil quedarse indiferente con la lectura de esta poeta sevillana que nos hace deambular, como lo hiciera el gallego Valle-Inclán (ella también lo es, por afinidad y por amor), por el esperpéntico Callejón del Gato, por esta particular Calle de los noctámbulos que retrata una sociedad más sevillana que norteña donde también la bohemia de Baudelaire campa por sus fueros. Por eso, desde esta ventana que da paso al otoño, yo os invito a beber y brindar por ella. Y, por supuesto, a disfrutar de sus versos.

Elena Marqués

Anabel Caride (Sevilla, 1972) filóloga y profesora de instituto, es autora de los libros de poemas Nanas para hombres grises, Tinta en el almanaque, Allanamiento de morada y Lloverá sobre tu nombre. Además de colaborar en distintas revistas, ha sido finalista del X Premio de Narrativa Miguel Cabrera, jurado de diversos premios literarios; y figura en antologías como Los vicios solitarios, Poesía viva de Andalucía, Poetas en el camino, Femigrama, Poetas para el siglo XXI o Poetas andaluces contemporáneos.

Calle de los noctámbulos

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más