Blogueros y blogueras

Veo que con este desdoble he captado vuestra atención. Ya estáis temiendo que me haya metido en esos berenjenales político-lingüísticos que de vez en cuando nos azotan como una nueva plaga bíblica.

En realidad, y agradecida por mi nominación desde Canal Literatura para el Premio Dardos, en el que se reconoce el trabajo, la dedicación, la creatividad y el esfuerzo de mantener un blog; el esmero y buen hacer de sus publicaciones, he decidido seguir la cadena y lanzar mis propias saetas. Independientemente de hasta dónde lleguen las antedichas azagayas, el seguimiento que el «juego» alcance y el resultado final del premio, creo que es una buena forma de dar a conocer a los más curiosos y conspicuos internautas algunos blogs interesantes, sobre literatura o sobre cualquier otro tema adyacente (estoy pensando, en concreto, en una página de cocina que os va a gustar, y que puede ser un buen maridaje para nuestras letras).

Las normas son bien sencillas:

  • Agradecer en tu propio blog a quien te nominó, cosa que hago ahora mismo, pues es algo que debo reconocer todos los días (gracias, Canal Literatura, por vuestro apoyo absoluto y vuestra amistad más profunda)
  • Poner el sello del premio en tu blog (y ahí va, presidiendo la entrada)
  • Nominar a 10 candidatos (no seáis impacientes, que eso es más difícil de lo que parece)
  • Seguir (si te apetece, claro) el blog que te mencionó (en mi caso no hay duda de que lo sigo, e incondicionalmente)

Por cierto, también yo, como Anna Genovés, que me estará escuchando, eximo de obligaciones a quienes no deseen seguir la cadena. Entiendo que vivimos al límite, que tempus fugit y que algunas cabezas no dan para más (concretamente, la mía).

Aclarado todo esto y llegado el momento de sacar del sobre las candidaturas, he dudado. Es obvio que se trata de obtener al final un ganador, imagino que será la esencia del concurso, y facilitaría mucho las cosas que se votara a blogs que ya han sido nominados; pero, por otra parte, quedarían sin conocerse otras muchas páginas dignas de mención (todas lo son, por el mero hecho de existir y esconderse tras ellas esos blogueros y blogueras entusiasmados con lo que hacen y lo más o menos extenso de sus andaduras). Así que, no sé si con acierto, me he decidido por esto último y escribo aquí abajo el nombre de mis diez nominados con el deseo de que os encanten sus propuestas y os paséis por ellas de vez en cuando. No os arrepentiréis.

(And the winner is...)

Amelia Pérez de Villar

Dies irae

El blog de Ethan

El sueño de las palabras

Gastronofilia

Hojas rotas

Lecturafilia

Las letras y los ojos

Senderos de ficción

Yo aprendí a leer

 

Elena Marqués

Blogueros y blogueras

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Pequeños versos furiosos

En la pasada feria del libro de Bormujos, celebrada en noviembre, se presentó la obra de Lola Almeyda Pequeños versos furiosos. Por la amistad que me une con la autora, me pidió fuera su maestra de ceremonias; algo a lo que no me podía negar porque era para mí un orgullo y, por supuesto, porque,...
Leer más

Lloverá sobre tu nombre

Tengo entre las manos un libro de poemas. Al abrirlo, encuentro una voz familiar que no piensa enmudecer así caiga el diluvio. El agua que de él dimana, hecha orbayo, calabobos o galerna (así van aumentando sus versos en belleza e intensidad), es una lluvia que riega plazas donde alguna vez (aún...
Leer más

Instrucciones para cuando anochezca

Puesto que Lola Almeyda es prácticamente capaz de escribir de casi todo, y con una profundidad y una sabiduría que más de uno quisiera para sí, acepto estas instrucciones (algunas en un tono quizás demasiado imperativo, acostumbrados como estamos a desoír siempre), dando por seguro que las habré de...
Leer más

El azar y viceversa

¿Qué puedo añadir a lo que ya se ha escrito sobre este libro? Mucho me lo habían recomendado, y alabado; pero, como se suele decir, verlo (o leerlo) para creerlo. Yo, que reconozco mi debilidad por los personajes desgraciados (aunque en su descargo diré que el protagonista de El azar y viceversa...
Leer más

El diablo en el cuerpo

Que la voz de Isabel II, «la de los Tristes Destinos», aquella reina gorda, chata y castiza tan dada a los escándalos, se alce desde el Purgatorio es algo con lo que no contaba al enfrentarme a El diablo en el cuerpo. Ese hecho ya me hace estar atenta desde el principio. No por nada, sino porque me...
Leer más

Palabra de sal

Palabra de sal, primera novela de la joven escritora granadina Mónica Collado, tiene, entre sus muchas cualidades, la de enfrentarnos a una historia atemporal (válganos su primera frase: «Echada en la noche, abandonada a mis pensamientos, el tiempo parecía no existir»), apoyada en los ciclos de la...
Leer más

Los refugios que olvidamos

 El jueves 20 de octubre tuve el enorme compromiso de acompañar a Jesús Cárdenas en la presentación de su nuevo libro; un acto en el Café Cicus amenizado por la lectura de sus versos a cargo de poetas y amigos como María José Collado, Vito Domínguez, Pilar Alcalá, Juan Martínez Iglesias...
Leer más

Tres mil viajes al sur

Josefa. Alberta. Blessing. Esperanza. Cuatro historias que transcurren en el sur, cuatro vidas que comparten un espacio luminoso y cerrado del que salir parece imposible. En esa lucha se debaten sus protagonistas. Una lucha real, pues no hay en ninguna de ellas una actitud pasiva, si bien a Josefa...
Leer más

El derbi final

El martes 4 de octubre asistí a la presentación del libro colectivo El derbi final, subtitulado con la advertencia «Relatos sobre la rivalidad del fútbol sevillano». La Fundación Cruzcampo acogió un acto multitudinario en el que no faltaron algunos de los máximos protagonistas del deporte...
Leer más

No soporto tu luz

Hay veces en que el lector se identifica con el protagonista de la novela de un modo asombroso. Es lo que me ha ocurrido con No soporto tu luz, segunda novela de la escritora sevillana Reyes García-Doncel, no solo porque la acción tiene lugar en la actualidad, en un instituto del Aljarafe...
Leer más