Blogueros y blogueras

Veo que con este desdoble he captado vuestra atención. Ya estáis temiendo que me haya metido en esos berenjenales político-lingüísticos que de vez en cuando nos azotan como una nueva plaga bíblica.

En realidad, y agradecida por mi nominación desde Canal Literatura para el Premio Dardos, en el que se reconoce el trabajo, la dedicación, la creatividad y el esfuerzo de mantener un blog; el esmero y buen hacer de sus publicaciones, he decidido seguir la cadena y lanzar mis propias saetas. Independientemente de hasta dónde lleguen las antedichas azagayas, el seguimiento que el «juego» alcance y el resultado final del premio, creo que es una buena forma de dar a conocer a los más curiosos y conspicuos internautas algunos blogs interesantes, sobre literatura o sobre cualquier otro tema adyacente (estoy pensando, en concreto, en una página de cocina que os va a gustar, y que puede ser un buen maridaje para nuestras letras).

Las normas son bien sencillas:

  • Agradecer en tu propio blog a quien te nominó, cosa que hago ahora mismo, pues es algo que debo reconocer todos los días (gracias, Canal Literatura, por vuestro apoyo absoluto y vuestra amistad más profunda)
  • Poner el sello del premio en tu blog (y ahí va, presidiendo la entrada)
  • Nominar a 10 candidatos (no seáis impacientes, que eso es más difícil de lo que parece)
  • Seguir (si te apetece, claro) el blog que te mencionó (en mi caso no hay duda de que lo sigo, e incondicionalmente)

Por cierto, también yo, como Anna Genovés, que me estará escuchando, eximo de obligaciones a quienes no deseen seguir la cadena. Entiendo que vivimos al límite, que tempus fugit y que algunas cabezas no dan para más (concretamente, la mía).

Aclarado todo esto y llegado el momento de sacar del sobre las candidaturas, he dudado. Es obvio que se trata de obtener al final un ganador, imagino que será la esencia del concurso, y facilitaría mucho las cosas que se votara a blogs que ya han sido nominados; pero, por otra parte, quedarían sin conocerse otras muchas páginas dignas de mención (todas lo son, por el mero hecho de existir y esconderse tras ellas esos blogueros y blogueras entusiasmados con lo que hacen y lo más o menos extenso de sus andaduras). Así que, no sé si con acierto, me he decidido por esto último y escribo aquí abajo el nombre de mis diez nominados con el deseo de que os encanten sus propuestas y os paséis por ellas de vez en cuando. No os arrepentiréis.

(And the winner is...)

Amelia Pérez de Villar

Dies irae

El blog de Ethan

El sueño de las palabras

Gastronofilia

Hojas rotas

Lecturafilia

Las letras y los ojos

Senderos de ficción

Yo aprendí a leer

 

Elena Marqués

Blogueros y blogueras

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Tú eres azul cobalto

Para quienes a lo más que nos atrevemos es al rosa fucsia en un pareo, Tú eres azul cobalto es un plato demasiado fuerte. Contemplar un cuadro de Frida Kahlo siempre nos enmudece, por el sufrimiento que transpira. En ella vida y obra son una misma cosa presidida por la tragedia. La protagonista de...
Leer más

Los últimos pasos de John Keats

«Aquí yace uno / cuyo nombre estaba escrito en el agua» Con estas palabras del epitafio de John Keats, fallecido prematuramente a la edad de 27 años, comienza esta obra de Ángel Silvelo Gabriel. Qué mejor modo de empezar un libro que por el final y con la verdad por delante. Todos hemos de...
Leer más

Centinelas del frío

No es la primera vez que lo pienso y que alguien me lo confirma. Escribir protege del olvido, vence a la muerte. María José Collado escribe (más bien susurra) para erigirse en Centinela del frío; vigila que la memoria de las cosas, las cosas mismas, palpables, con peso y alma, permanezcan. Y su voz...
Leer más

Relatos en 35mm

Reconozco que a veces me aburren las antologías. Y mira que yo he participado en muchas. Normalmente, propuesto el asunto o la época, hay temas que se repiten, o se sucede un puñado de tópicos. O incluso hay algunos relatos que parecen un poco de relleno. Como el No-Do en nuestros tiempos. No es...
Leer más

Amante infiltrada

Desde el olvido hasta el encuentro, pero siempre desde la esencia de la belleza, Amante infiltrada, de Paco Carrascal (Sevilla, Anantes, 2015), nos recorre la piel poética con la punta de sus palabras, certeras y libres como el último rayo del día, sencillas como los frutos de un árbol. En un...
Leer más

Comidas para llevar

Aunque con casi cuatro años de retraso, ha llegado a mi mesa Comidas para llevar (Cáceres, Rumorvisual, 2011). Gracias a sus aliños naturales, el tiempo lo ha tratado bien y nada ha caducado en su andadura. Y porque el emplatado es también importante, lo primero que atrae de este librito de 22...
Leer más

Mi padre nació en Praga

... nadie puede ver lo que existe, salvo los locos o los poetas. Rosario Pérez Cabaña  Porque los poetas nunca vienen solos descubrí a Rosario Pérez Cabaña en una lectura de versos en la calle Pureza. Escuché entonces una voz tan plástica y envolvente como las pinceladas del pintor que nunca...
Leer más

Saltitos

Aunque el título de esta obra de Manuel de Mágina nos da idea de su modestia y, a la vez, de cómo concibe su camino por la literatura, he de avisar al lector de que no son pequeños brincos juguetones los que nos encontramos en esta docena de relatos. La voz de este autor jiennense tiene una...
Leer más

Yo confieso

Con nuestra cortedad de miras y nuestro singular egocentrismo, creemos que el mundo empieza y acaba con nosotros. Uno nace y la tierra se despierta; la recorre durante un puñado de años y, al detenerse, la luz se apaga. Cuando adquieres algo, una vivienda de segunda mano, por ejemplo, no te das...
Leer más

Después de la música

Desde que leí el título de este poemario de Jesús Cárdenas di por sentado lo que venía Después de la música: el silencio. Y algo (o mucho) de eso hay en este conjunto sinfónico en cinco movimientos donde las pausas se miden como un respiro exacto entre el desgarro, el dolor y la soledad. Esa...
Leer más