Blogueros y blogueras

Veo que con este desdoble he captado vuestra atención. Ya estáis temiendo que me haya metido en esos berenjenales político-lingüísticos que de vez en cuando nos azotan como una nueva plaga bíblica.

En realidad, y agradecida por mi nominación desde Canal Literatura para el Premio Dardos, en el que se reconoce el trabajo, la dedicación, la creatividad y el esfuerzo de mantener un blog; el esmero y buen hacer de sus publicaciones, he decidido seguir la cadena y lanzar mis propias saetas. Independientemente de hasta dónde lleguen las antedichas azagayas, el seguimiento que el «juego» alcance y el resultado final del premio, creo que es una buena forma de dar a conocer a los más curiosos y conspicuos internautas algunos blogs interesantes, sobre literatura o sobre cualquier otro tema adyacente (estoy pensando, en concreto, en una página de cocina que os va a gustar, y que puede ser un buen maridaje para nuestras letras).

Las normas son bien sencillas:

  • Agradecer en tu propio blog a quien te nominó, cosa que hago ahora mismo, pues es algo que debo reconocer todos los días (gracias, Canal Literatura, por vuestro apoyo absoluto y vuestra amistad más profunda)
  • Poner el sello del premio en tu blog (y ahí va, presidiendo la entrada)
  • Nominar a 10 candidatos (no seáis impacientes, que eso es más difícil de lo que parece)
  • Seguir (si te apetece, claro) el blog que te mencionó (en mi caso no hay duda de que lo sigo, e incondicionalmente)

Por cierto, también yo, como Anna Genovés, que me estará escuchando, eximo de obligaciones a quienes no deseen seguir la cadena. Entiendo que vivimos al límite, que tempus fugit y que algunas cabezas no dan para más (concretamente, la mía).

Aclarado todo esto y llegado el momento de sacar del sobre las candidaturas, he dudado. Es obvio que se trata de obtener al final un ganador, imagino que será la esencia del concurso, y facilitaría mucho las cosas que se votara a blogs que ya han sido nominados; pero, por otra parte, quedarían sin conocerse otras muchas páginas dignas de mención (todas lo son, por el mero hecho de existir y esconderse tras ellas esos blogueros y blogueras entusiasmados con lo que hacen y lo más o menos extenso de sus andaduras). Así que, no sé si con acierto, me he decidido por esto último y escribo aquí abajo el nombre de mis diez nominados con el deseo de que os encanten sus propuestas y os paséis por ellas de vez en cuando. No os arrepentiréis.

(And the winner is...)

Amelia Pérez de Villar

Dies irae

El blog de Ethan

El sueño de las palabras

Gastronofilia

Hojas rotas

Lecturafilia

Las letras y los ojos

Senderos de ficción

Yo aprendí a leer

 

Elena Marqués

Blogueros y blogueras

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más