Blogueros y blogueras

Veo que con este desdoble he captado vuestra atención. Ya estáis temiendo que me haya metido en esos berenjenales político-lingüísticos que de vez en cuando nos azotan como una nueva plaga bíblica.

En realidad, y agradecida por mi nominación desde Canal Literatura para el Premio Dardos, en el que se reconoce el trabajo, la dedicación, la creatividad y el esfuerzo de mantener un blog; el esmero y buen hacer de sus publicaciones, he decidido seguir la cadena y lanzar mis propias saetas. Independientemente de hasta dónde lleguen las antedichas azagayas, el seguimiento que el «juego» alcance y el resultado final del premio, creo que es una buena forma de dar a conocer a los más curiosos y conspicuos internautas algunos blogs interesantes, sobre literatura o sobre cualquier otro tema adyacente (estoy pensando, en concreto, en una página de cocina que os va a gustar, y que puede ser un buen maridaje para nuestras letras).

Las normas son bien sencillas:

  • Agradecer en tu propio blog a quien te nominó, cosa que hago ahora mismo, pues es algo que debo reconocer todos los días (gracias, Canal Literatura, por vuestro apoyo absoluto y vuestra amistad más profunda)
  • Poner el sello del premio en tu blog (y ahí va, presidiendo la entrada)
  • Nominar a 10 candidatos (no seáis impacientes, que eso es más difícil de lo que parece)
  • Seguir (si te apetece, claro) el blog que te mencionó (en mi caso no hay duda de que lo sigo, e incondicionalmente)

Por cierto, también yo, como Anna Genovés, que me estará escuchando, eximo de obligaciones a quienes no deseen seguir la cadena. Entiendo que vivimos al límite, que tempus fugit y que algunas cabezas no dan para más (concretamente, la mía).

Aclarado todo esto y llegado el momento de sacar del sobre las candidaturas, he dudado. Es obvio que se trata de obtener al final un ganador, imagino que será la esencia del concurso, y facilitaría mucho las cosas que se votara a blogs que ya han sido nominados; pero, por otra parte, quedarían sin conocerse otras muchas páginas dignas de mención (todas lo son, por el mero hecho de existir y esconderse tras ellas esos blogueros y blogueras entusiasmados con lo que hacen y lo más o menos extenso de sus andaduras). Así que, no sé si con acierto, me he decidido por esto último y escribo aquí abajo el nombre de mis diez nominados con el deseo de que os encanten sus propuestas y os paséis por ellas de vez en cuando. No os arrepentiréis.

(And the winner is...)

Amelia Pérez de Villar

Dies irae

El blog de Ethan

El sueño de las palabras

Gastronofilia

Hojas rotas

Lecturafilia

Las letras y los ojos

Senderos de ficción

Yo aprendí a leer

 

Elena Marqués

Blogueros y blogueras

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más