Azucenas de bronce

El día 19 de mayo de 2014 se presentó en el Ateneo de Sevilla el libro Azucenas de bronce, donde se recogían las tres obras premiadas en el IV Certamen Internacional de Novela Corta Giralda convocado por la Asociación Artístico-Literaria Itimad; tres historias muy distintas, tanto en temática como en estética y estilo, que componen un conjunto muy significativo de la narrativa actual.

La primera de ellas, que obtuvo el premio en la modalidad general, es del escritor pacense afincado en Sevilla Manuel Vilches Morales y se titula Las cavernas del alma. Se trata de una magnífica novela histórica, basada en hechos reales, concretamente en el proceso a don Francisco de Salazar, obispo de Salamina, acusado de cometer el pecado nefando, y se sitúa en tierras de Extremadura en 1578; un concienzudo trabajo de documentación que sigue las investigaciones de los doctores Francisco Núñez Roldán y José Antonio Pineda Alonso sobre el legajo 4472 de la Sección de Justicia del Archivo del Palacio Arzobispal de Sevilla.

Las cavernas del alma gira fundamentalmente en torno a uno de los mayores males de nuestra época, ya presente en el Siglo de Oro: la hipocresía. En un ambiente sórdido con ecos de la picaresca y matices de la literatura erótica romana, Manuel Vilches Morales, autor, entre otros, del libro de relatos Reafirmación de la quimera, donde nos demuestra su predilección por el poeta sevillano Luis Cernuda, nos presenta a unos personajes muy reales, muy vivos y muy bien construidos en los que nada es lo que parece. Su lenguaje es una perfecta adaptación del que escuchamos en los clásicos. Una verdadera joya del barroco trasladada a nuestros días.

El largo camino de tus piernas, el relato que firma una servidora y que obtuvo un accésit al quedar desierto el premio joven, es el germen de una novela erótica que poco a poco ha ido convirtiendo en una obra algo mayor que en breve verá la luz en una novísima editorial extremeña. En ella, la joven Alice Duchamps abandona la tranquilidad y el hastío de su ciudad natal en el norte de Francia para embarcarse en una aventura pseudoartística en un París atemporal y algo esquivo. Tras ver un anuncio en un periódico, consigue un puesto como modelo de un pintor acabado y excéntrico con el que establece una relación difícil y ambigua.

La novela alterna el relato objetivo de un narrador omnisciente con cartas que dirige la joven a su hermana y fragmentos de un diario del propio pintor, Philipe Satie. A través de esas distintas voces, en un ambiente algo claustrofóbico, podemos reconstruir el pasado de los dos protagonistas y la evolución en esos meses de convivencia hasta un desenlace abrupto y sorpresivo.

Finalmente, el escritor madrileño Fernando de Cea, autor de alguna que otra novela negra y excelente crítico de cine, nos introduce en La habitación 104; una historia en clave de intriga sobre la traición y la venganza y sobre el efecto que el pasado puede tener en la nueva vida de unas personas de existencia aparentemente plácida. La novela está dividida en cuatro partes, cada una de ellos bajo el nombre de uno de sus personajes: Luis Berrocal, un médico próspero; Alicia, su esposa; y Jorge Fuentes, el tercero en discordia, más el último capítulo, titulado como la novela, donde reaparece un actor inesperado y fundamental en el desenlace.

Creo que es una obra que no podéis perderos, como ya he dicho, por su variedad de temas y de estilos, porque está avalada por un jurado que las eligió entre 166 obras procedentes de toda España y de muchos países hispanoamericanos, y porque supone tres ejemplos de buena literatura de tres autores muy diferentes y con mucho futuro.

www.conoceralautor.com/libros/ver/NDkzMg==

 

Elena Marqués

Azucenas de bronce

Poder adquirir el libro

Me gustaría saber el precio de este libro

Azucenas de bronce


Con esta reseña tan bien hecha, que ha abierto boca o, mejor dicho, ojos, no me queda otra que comprar el libro. Además, de los premios, la calidad de uno (una) de sus autores la conozco; y en la calidad de los otros confío.

Nuevo comentario

Blog

Descubrimientos que me gusta compartir

Hay un refrán que me ronda siempre la cabeza, y es ese de «Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo». Que ni siquiera sé si es tal como queda aquí enunciado, pero que dice más verdad que un santo, pues precisamente, buscando su forma más extendida, no solo he descubierto que circula esta otra, «A...
Leer más

En defensa (siempre) de los autores del boom

Desde hace apenas una semana, por eso de los estudios a contratiempo, vuelvo a poner los ojos en aquellos autores que conocimos bajo la estruendosa denominación del boom; fenómeno que se esfuerzan muchos en denostar por el hecho de ser, entre otras cosas, producto de una bien urdida campaña de...
Leer más

Miré los muros de la patria mía...

Permanecer ajeno a todo lo que está ocurriendo en «la patria mía», cuyos muros desmoronados ya contemplara, entre la tristeza y el cansancio, uno de los Poetas que nuestra lengua ha dado a la humanidad, es difícil, además de irresponsable. No es la pasividad, ni la resignación, alternativa a cada...
Leer más

Soria fría, Soria pura...

En el año 1992, en plenos fastos de la Exposición Universal de Sevilla y a pocos días de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, una compañera y yo nos fuimos de cursos de verano, primero a Santander, a aprender sobre vanguardias literarias hispanoamericanas; y luego, con accidentada...
Leer más

Llerena

En una brevísima escapada en estos días de vacaciones invernales he tenido la oportunidad de conocer Llerena; un jirón blanco en la campiña sur de Badajoz que conserva fachadas de casas mudéjares, palacios reconvertidos en edificios judiciales, templos que funcionan como biblioteca, patios de...
Leer más

Ensayo sobre la lucidez

Días antes de las elecciones (me refiero a las autonómicas andaluzas) pensaba yo en el libro de Saramago Ensayo sobre la lucidez y en la posibilidad de que algo así sucediera; que la ficción se convirtiera en realidad como en tantos otros momentos de la historia. Y, aunque el voto en blanco que...
Leer más

La naturaleza y yo

De vez en cuando se hace necesario respirar aire puro, desconectar de las preocupaciones. Aunque las inquietudes están ahí siempre, pertinaces tal que las legendarias sequías, obstinadas hasta la saciedad. Parte intrínseca de una, como la miopía y los pies planos. Pero normalmente solo es en verano...
Leer más

Ni Real, ni Academia

Me quejo de vicio. Con la cantidad de motivos que me da el trabajo para sacar trapos sucios a mi ventana sin demasiado esfuerzo. La última, y no he tenido que escarbar mucho, escuchar una expresión despectiva como «esos de la..., no voy ni a decir Real, ni tampoco los voy a calificar de académicos»...
Leer más

J'accuse...!

Sé que me repito, pero esta es mi ventana, en la que me acodo porque para eso abono religiosamente el dominio y porque aquí puedo decir lo que me dé la real gana. Sin ofender, por supuesto, pero tampoco dejándome tocar las narices más de la cuenta. Además, no obligo a nadie a leerlo, como sí que me...
Leer más

Agotamiento creativo

No hace mucho me comentaba un amigo que había agotado una forma de crear por la que hasta entonces se reconocía y con la que estaba satisfecho. La palabra era esa, «agotado», como se agota el agua de un embalse y se acaban nuestro aguante y nuestra inspiración, si es que ello existe. Posiblemente...
Leer más

Los libros que leo

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más