Azucenas de bronce

El día 19 de mayo de 2014 se presentó en el Ateneo de Sevilla el libro Azucenas de bronce, donde se recogían las tres obras premiadas en el IV Certamen Internacional de Novela Corta Giralda convocado por la Asociación Artístico-Literaria Itimad; tres historias muy distintas, tanto en temática como en estética y estilo, que componen un conjunto muy significativo de la narrativa actual.

La primera de ellas, que obtuvo el premio en la modalidad general, es del escritor pacense afincado en Sevilla Manuel Vilches Morales y se titula Las cavernas del alma. Se trata de una magnífica novela histórica, basada en hechos reales, concretamente en el proceso a don Francisco de Salazar, obispo de Salamina, acusado de cometer el pecado nefando, y se sitúa en tierras de Extremadura en 1578; un concienzudo trabajo de documentación que sigue las investigaciones de los doctores Francisco Núñez Roldán y José Antonio Pineda Alonso sobre el legajo 4472 de la Sección de Justicia del Archivo del Palacio Arzobispal de Sevilla.

Las cavernas del alma gira fundamentalmente en torno a uno de los mayores males de nuestra época, ya presente en el Siglo de Oro: la hipocresía. En un ambiente sórdido con ecos de la picaresca y matices de la literatura erótica romana, Manuel Vilches Morales, autor, entre otros, del libro de relatos Reafirmación de la quimera, donde nos demuestra su predilección por el poeta sevillano Luis Cernuda, nos presenta a unos personajes muy reales, muy vivos y muy bien construidos en los que nada es lo que parece. Su lenguaje es una perfecta adaptación del que escuchamos en los clásicos. Una verdadera joya del barroco trasladada a nuestros días.

El largo camino de tus piernas, el relato que firma una servidora y que obtuvo un accésit al quedar desierto el premio joven, es el germen de una novela erótica que poco a poco ha ido convirtiendo en una obra algo mayor que en breve verá la luz en una novísima editorial extremeña. En ella, la joven Alice Duchamps abandona la tranquilidad y el hastío de su ciudad natal en el norte de Francia para embarcarse en una aventura pseudoartística en un París atemporal y algo esquivo. Tras ver un anuncio en un periódico, consigue un puesto como modelo de un pintor acabado y excéntrico con el que establece una relación difícil y ambigua.

La novela alterna el relato objetivo de un narrador omnisciente con cartas que dirige la joven a su hermana y fragmentos de un diario del propio pintor, Philipe Satie. A través de esas distintas voces, en un ambiente algo claustrofóbico, podemos reconstruir el pasado de los dos protagonistas y la evolución en esos meses de convivencia hasta un desenlace abrupto y sorpresivo.

Finalmente, el escritor madrileño Fernando de Cea, autor de alguna que otra novela negra y excelente crítico de cine, nos introduce en La habitación 104; una historia en clave de intriga sobre la traición y la venganza y sobre el efecto que el pasado puede tener en la nueva vida de unas personas de existencia aparentemente plácida. La novela está dividida en cuatro partes, cada una de ellos bajo el nombre de uno de sus personajes: Luis Berrocal, un médico próspero; Alicia, su esposa; y Jorge Fuentes, el tercero en discordia, más el último capítulo, titulado como la novela, donde reaparece un actor inesperado y fundamental en el desenlace.

Creo que es una obra que no podéis perderos, como ya he dicho, por su variedad de temas y de estilos, porque está avalada por un jurado que las eligió entre 166 obras procedentes de toda España y de muchos países hispanoamericanos, y porque supone tres ejemplos de buena literatura de tres autores muy diferentes y con mucho futuro.

www.conoceralautor.com/libros/ver/NDkzMg==

 

Elena Marqués

Azucenas de bronce

Poder adquirir el libro

Me gustaría saber el precio de este libro

Azucenas de bronce


Con esta reseña tan bien hecha, que ha abierto boca o, mejor dicho, ojos, no me queda otra que comprar el libro. Además, de los premios, la calidad de uno (una) de sus autores la conozco; y en la calidad de los otros confío.

Nuevo comentario

Blog

Año Nuevo

Me sorprende el principio de año con un libro a medio leer y nada reseñable o que reseñar, por lo que abrir la ventana sin recomendaciones literarias, que es a lo que dedico especialmente este portillo en el babélico laberinto de la red, se me hace un acto inútil. Decido, pues, echar la vista atrás...
Leer más

Libros y felicidad(es)

Creo que no lo he hecho nunca. Eso de seleccionar los libros que más me han gustado durante el año. Y este 2020 que por fin acaba, en el que, como he comentado en más de una ocasión, he leído por encima de mis posibilidades porque a mi insomnio habitual se ha sumado el ocasionado por la pandemia y...
Leer más

Utilidades de la playa

Definitivamente, no soy mujer acuática. En mi vida anterior no pude ser sirena ni ninfa ni náyade ni ondina ni cangrejo de río ni alga diatomea. Sin ir más lejos, la playa, que a tantos encandila, se me antoja como un cuadro bastante hermoso que admirar, pero desde fuera, mejor arrellanada en el...
Leer más

Hasta que llegó su hora

Estaba yo este año bien satisfecha con la concesión del Premio Princesa de Asturias de las Artes a dos músicos sin los que el cine no sería lo que es y que, además, han puesto la banda sonora prácticamente a toda mi vida consciente. Si John Williams (no confundir con John Williams, el autor de...
Leer más

Ay

A quienes aseguran que las casualidades no existen (vade retro, Paul Auster), me gustaría exponerles mi tarde de ayer para desmentirlos, pues, justo después de una intensa jornada de tonto teletrabajo (estoy ahora en una tarea que ni siquiera sé si llegará a alguna parte) y de confirmar en las...
Leer más

Día Internacional de los Museos

Hoy es el Día Internacional de los Museos; esos recintos sagrados de la cultura y la belleza cuyas salas, durante buena parte de este año, desgraciadamente han tenido que permanecer vacías. Es cierto que han sido muchos los que nos han abierto sus puertas virtuales en esta cuarentena para que...
Leer más

Toledo

Veinticinco años más tarde, Toledo. La ciudad imperial. La de las Tres Culturas. Cuna de Garcilaso. Sitio de El Greco. De aquella visita veraniega, en la que iba, además, embarazada de mi hija mayor (náuseas, sueño, etcétera), recordaba casi en exclusiva las cuestas, el excesivo calor, la profusión...
Leer más

Feliz 2020

Aborrezco la ñoñez. Cada vez más. Y los mensajes navideños, centrados en la emisión de buenos deseos, llevan normalmente aparejada una considerable cantidad de melindres y palabras cursis. Por no hablar de la falsedad que suele, consciente o inconscientemente, evidenciarse tras esas blandas y...
Leer más

Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto

El viernes, en lugar del debate electoral a siete, número que se me hace diabólico por mucho que sea símbolo de la perfección, decidimos en casa, siguiendo una reciente tradición teniendo en cuenta que la película apenas tiene dos años, ver una de las últimas animaciones de Pixar, Coco, que se...
Leer más

Fin

El viernes, con la defensa del trabajo de fin de máster, cierro una etapa vital, académica y profesional tan gozosa como llena de nervios y tropiezos. Raras veces se tienen las circunstancias óptimas para dedicarse a los estudios. Surgen problemas familiares, el entorno casi nunca ayuda, se...
Leer más

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más