Azucenas de bronce

El día 19 de mayo de 2014 se presentó en el Ateneo de Sevilla el libro Azucenas de bronce, donde se recogían las tres obras premiadas en el IV Certamen Internacional de Novela Corta Giralda convocado por la Asociación Artístico-Literaria Itimad; tres historias muy distintas, tanto en temática como en estética y estilo, que componen un conjunto muy significativo de la narrativa actual.

La primera de ellas, que obtuvo el premio en la modalidad general, es del escritor pacense afincado en Sevilla Manuel Vilches Morales y se titula Las cavernas del alma. Se trata de una magnífica novela histórica, basada en hechos reales, concretamente en el proceso a don Francisco de Salazar, obispo de Salamina, acusado de cometer el pecado nefando, y se sitúa en tierras de Extremadura en 1578; un concienzudo trabajo de documentación que sigue las investigaciones de los doctores Francisco Núñez Roldán y José Antonio Pineda Alonso sobre el legajo 4472 de la Sección de Justicia del Archivo del Palacio Arzobispal de Sevilla.

Las cavernas del alma gira fundamentalmente en torno a uno de los mayores males de nuestra época, ya presente en el Siglo de Oro: la hipocresía. En un ambiente sórdido con ecos de la picaresca y matices de la literatura erótica romana, Manuel Vilches Morales, autor, entre otros, del libro de relatos Reafirmación de la quimera, donde nos demuestra su predilección por el poeta sevillano Luis Cernuda, nos presenta a unos personajes muy reales, muy vivos y muy bien construidos en los que nada es lo que parece. Su lenguaje es una perfecta adaptación del que escuchamos en los clásicos. Una verdadera joya del barroco trasladada a nuestros días.

El largo camino de tus piernas, el relato que firma una servidora y que obtuvo un accésit al quedar desierto el premio joven, es el germen de una novela erótica que poco a poco ha ido convirtiendo en una obra algo mayor que en breve verá la luz en una novísima editorial extremeña. En ella, la joven Alice Duchamps abandona la tranquilidad y el hastío de su ciudad natal en el norte de Francia para embarcarse en una aventura pseudoartística en un París atemporal y algo esquivo. Tras ver un anuncio en un periódico, consigue un puesto como modelo de un pintor acabado y excéntrico con el que establece una relación difícil y ambigua.

La novela alterna el relato objetivo de un narrador omnisciente con cartas que dirige la joven a su hermana y fragmentos de un diario del propio pintor, Philipe Satie. A través de esas distintas voces, en un ambiente algo claustrofóbico, podemos reconstruir el pasado de los dos protagonistas y la evolución en esos meses de convivencia hasta un desenlace abrupto y sorpresivo.

Finalmente, el escritor madrileño Fernando de Cea, autor de alguna que otra novela negra y excelente crítico de cine, nos introduce en La habitación 104; una historia en clave de intriga sobre la traición y la venganza y sobre el efecto que el pasado puede tener en la nueva vida de unas personas de existencia aparentemente plácida. La novela está dividida en cuatro partes, cada una de ellos bajo el nombre de uno de sus personajes: Luis Berrocal, un médico próspero; Alicia, su esposa; y Jorge Fuentes, el tercero en discordia, más el último capítulo, titulado como la novela, donde reaparece un actor inesperado y fundamental en el desenlace.

Creo que es una obra que no podéis perderos, como ya he dicho, por su variedad de temas y de estilos, porque está avalada por un jurado que las eligió entre 166 obras procedentes de toda España y de muchos países hispanoamericanos, y porque supone tres ejemplos de buena literatura de tres autores muy diferentes y con mucho futuro.

www.conoceralautor.com/libros/ver/NDkzMg==

 

Elena Marqués

Azucenas de bronce

Azucenas de bronce


Con esta reseña tan bien hecha, que ha abierto boca o, mejor dicho, ojos, no me queda otra que comprar el libro. Además, de los premios, la calidad de uno (una) de sus autores la conozco; y en la calidad de los otros confío.

Nuevo comentario

Blog

La escuela de la mirada

Entregado el último trabajo del máster, puedo entregarme, por fin, a algo parecido a unas vacaciones. Aún me queda esperar las observaciones de mi tutora sobre el TFM, incorporar correcciones, preparar su defensa… Pero puedo decir que he disfrutado mucho de todo el proceso, y en especial de la...

Viajes (y serán ya 34)

No es buen momento para atravesar Castilla, en días como este. Fuera, las extensiones yermas donde acaba de recogerse el cereal parecen casi humear bajo un cielo hecho calima. El termómetro marca los cuarenta y a lo lejos se agazapa algún pueblo pardo, camuflado en el paisaje, apenas entrevisto...

¿Qué hizo Bill Murray para salir del bucle?

¿No os da la sensación de que vivimos atrapados en un único día que se repite ad infinitum? ¿No escucháis en las noticias las mismas expresiones una y otra vez como si el diccionario hubiera sido el primer libro quemado en la distopía de Bradbury? ¿No os cansan los cordones sanitarios que se...

Encrucijadas

Lo de «que la vida iba en serio» lo aprendimos con Gil de Biedma; lo de que es breve, creo que lo intuimos sin necesidad de tópicos literarios. Este camino machadiano que se va haciendo en cada paso me ha conducido (o, mejor, por una vez lo he conducido) este año a retomar los estudios. Y, a punto...

Lecturas para el verano

Ya sabéis que me gusta compartir por aquí cada descubrimiento literario, y más ahora que hemos entrado en el verano y adivino mentes perversas como la mía almacenando compulsivamente material para combatir la abulia bajo la sombrilla o al resol de la piscina (léase en el tono adecuado). También...

Lunes Santo

No tengo que recordar que esta página va de literatura, y que el título puede despistar. Pero nadie me negará que las fiestas religiosas dan para muchas páginas y adjetivos de distinta jaez. Que la saeta, bien cantá, es un hermoso poema en octosílabos; una copla «disparada a modo de flechazo contra...

Metaficción

Estudiando el tema de la metaficción y todas sus estrategias y concomitancias a cual más hipersilábica (que si autorreferencialidad, que si metaliteratura, que si hipertexto, hipotexto y otras zarandajas lingüísticas), un asunto que me atrae, más como juego y/o guiño cultista que como otra forma...

Descubrimientos que me gusta compartir

Hay un refrán que me ronda siempre la cabeza, y es ese de «Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo». Que ni siquiera sé si es tal como queda aquí enunciado, pero que dice más verdad que un santo, pues precisamente, buscando su forma más extendida, no solo he descubierto que circula esta otra, «A...

En defensa (siempre) de los autores del boom

Desde hace apenas una semana, por eso de los estudios a contratiempo, vuelvo a poner los ojos en aquellos autores que conocimos bajo la estruendosa denominación del boom; fenómeno que se esfuerzan muchos en denostar por el hecho de ser, entre otras cosas, producto de una bien urdida campaña de...

Miré los muros de la patria mía...

Permanecer ajeno a todo lo que está ocurriendo en «la patria mía», cuyos muros desmoronados ya contemplara, entre la tristeza y el cansancio, uno de los Poetas que nuestra lengua ha dado a la humanidad, es difícil, además de irresponsable. No es la pasividad, ni la resignación, alternativa a cada...