Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a regalarnos Antropoceno, título que adelanta mucho de su contenido, de su modernidad y su función.

Constituido por 38 textos de muy diversa factura, desde la ficción distópica al relato humorístico, el autor, y nosotros con él, reflexiona sobre el papel del hombre en la naturaleza más allá de transformarla a su antojo para «mejor vivir». Y a ello nos invita desde el preámbulo con voz de apariencia neutral: a fijar los ojos en las consecuencias de actos irresponsables que solo responden a los dictados de la economía, «al vellocino del dinero», desde los vertidos al cambio climático, desde la deforestación al urbanismo desmedido, desde el miedo a la soledad, con el encumbramiento de nuevos dioses o, más bien, la autoproclamación del hombre como tal, la pérdida de valores que hacen sentir la lejanía de la solución, la distancia que nos impide reconocer nuestra propia patria. Y, por qué no, la urgencia por ponernos en marcha.

Y ¿a qué herramientas recurre para contarnos todo esto? Pues a la tradicional de los cuentos infantiles de asustarnos diciéndonos «que viene el coco» o el apocalipsis; a una distopía que, desgraciadamente, no es irreal, y que nos habla en nuestro propio idioma transformando tal amenaza ficticia en, por ejemplo, la más real de la lluvia ácida. Así, se apoya en organismos oficiales, centros de investigación, noticias catastrofistas aparecidas en los medios, evidencias como la desaparición de ciertas especies, tecnicismos científicos, para construir unas tramas con innegables visos de realidad.

Por ello sus relatos gozan de la verosimilitud de la verdad: la que aporta quien cree en lo que cuenta, quien conoce al hombre en sus facetas destructivas pero, aun así, conserva la fe. Además, nos mantiene atentos a las palabras de sus protagonistas a través de vívidos diálogos en los que es capaz de cambiar de registro, insertar referencias literarias que no pueden ser sino kafkianas, así como ofrecernos la escena a nuestros ojos como si estuviéramos presentes, apenas separados de sus protagonistas por una mampara de seguridad o asistiendo al pase de una cinta en una pantalla de cine; y se asegura de que nos entusiasmemos con ellos, con el hallazgo de «dos reclutas en Brandenton» o la mera sorpresa final de un relato cualquiera. La narración de anécdotas como las vividas en el seno de un restaurante, con su punto de amor, de locura y de juego de azar al más puro estilo cortazariano y el bienintencionado objetivo de la felicidad; el uso de la primera persona en algunos de ellos, así como el hecho de que determinados relatos sean contados desde distintos puntos de vista, favorece también la sensación de cercanía y autenticidad sin hacernos dudar de un más que probable, y en este caso deseable, subjetivismo; un subjetivismo que, ya cosifica a los componentes de una geocamarilla, ya los convierte en púgiles en un cuadrilátero en un claro tono burlesco que termina más bien siendo dramático.

Porque nadie puede permanecer ajeno a lo que cuenta si de ello, como en el mejor de los relatos fantásticos, depende nuestro futuro, y el autor de estas páginas, aun sin dejarse ver, se manifiesta en cada investigador que se plantea su papel en el mundo y en cada niño extrañado ante el color de su piel.

Con Antropoceno, pues, un libro moderno en sus temas y planteamientos pero clásico en su formatos, donde priman la comunicación y la claridad sobre cualquier elaboración que las entorpezca, Antonio Aguilera Nieves ha querido sumarse, a través del ecologismo y la comunicación, de conceptos como sostenibilidad y gobernanza, a esas «moscas cojoneras que hicieron de Pepito Grillo» para hacernos conscientes de ciertos riesgos del progreso y evitar el fin del mundo. A sus lectores corresponde ahora dar el siguiente paso.

Elena Marqués

Antonio Aguilera Nieves (Isla Cristina, 1971) es economista y máster en Recursos Humanos y EMBA. Docente en escuelas de negocios y universidades, actualmente es secretario de la Fundación Savia por el compromiso y los valores. Ha publicado numerosos artículos de opinión y relatos. Mantiene la web www.picoaviento.org. Antropoceno es su primer libro de ficción.

 

Antropoceno

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más