Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a regalarnos Antropoceno, título que adelanta mucho de su contenido, de su modernidad y su función.

Constituido por 38 textos de muy diversa factura, desde la ficción distópica al relato humorístico, el autor, y nosotros con él, reflexiona sobre el papel del hombre en la naturaleza más allá de transformarla a su antojo para «mejor vivir». Y a ello nos invita desde el preámbulo con voz de apariencia neutral: a fijar los ojos en las consecuencias de actos irresponsables que solo responden a los dictados de la economía, «al vellocino del dinero», desde los vertidos al cambio climático, desde la deforestación al urbanismo desmedido, desde el miedo a la soledad, con el encumbramiento de nuevos dioses o, más bien, la autoproclamación del hombre como tal, la pérdida de valores que hacen sentir la lejanía de la solución, la distancia que nos impide reconocer nuestra propia patria. Y, por qué no, la urgencia por ponernos en marcha.

Y ¿a qué herramientas recurre para contarnos todo esto? Pues a la tradicional de los cuentos infantiles de asustarnos diciéndonos «que viene el coco» o el apocalipsis; a una distopía que, desgraciadamente, no es irreal, y que nos habla en nuestro propio idioma transformando tal amenaza ficticia en, por ejemplo, la más real de la lluvia ácida. Así, se apoya en organismos oficiales, centros de investigación, noticias catastrofistas aparecidas en los medios, evidencias como la desaparición de ciertas especies, tecnicismos científicos, para construir unas tramas con innegables visos de realidad.

Por ello sus relatos gozan de la verosimilitud de la verdad: la que aporta quien cree en lo que cuenta, quien conoce al hombre en sus facetas destructivas pero, aun así, conserva la fe. Además, nos mantiene atentos a las palabras de sus protagonistas a través de vívidos diálogos en los que es capaz de cambiar de registro, insertar referencias literarias que no pueden ser sino kafkianas, así como ofrecernos la escena a nuestros ojos como si estuviéramos presentes, apenas separados de sus protagonistas por una mampara de seguridad o asistiendo al pase de una cinta en una pantalla de cine; y se asegura de que nos entusiasmemos con ellos, con el hallazgo de «dos reclutas en Brandenton» o la mera sorpresa final de un relato cualquiera. La narración de anécdotas como las vividas en el seno de un restaurante, con su punto de amor, de locura y de juego de azar al más puro estilo cortazariano y el bienintencionado objetivo de la felicidad; el uso de la primera persona en algunos de ellos, así como el hecho de que determinados relatos sean contados desde distintos puntos de vista, favorece también la sensación de cercanía y autenticidad sin hacernos dudar de un más que probable, y en este caso deseable, subjetivismo; un subjetivismo que, ya cosifica a los componentes de una geocamarilla, ya los convierte en púgiles en un cuadrilátero en un claro tono burlesco que termina más bien siendo dramático.

Porque nadie puede permanecer ajeno a lo que cuenta si de ello, como en el mejor de los relatos fantásticos, depende nuestro futuro, y el autor de estas páginas, aun sin dejarse ver, se manifiesta en cada investigador que se plantea su papel en el mundo y en cada niño extrañado ante el color de su piel.

Con Antropoceno, pues, un libro moderno en sus temas y planteamientos pero clásico en su formatos, donde priman la comunicación y la claridad sobre cualquier elaboración que las entorpezca, Antonio Aguilera Nieves ha querido sumarse, a través del ecologismo y la comunicación, de conceptos como sostenibilidad y gobernanza, a esas «moscas cojoneras que hicieron de Pepito Grillo» para hacernos conscientes de ciertos riesgos del progreso y evitar el fin del mundo. A sus lectores corresponde ahora dar el siguiente paso.

Elena Marqués

Antonio Aguilera Nieves (Isla Cristina, 1971) es economista y máster en Recursos Humanos y EMBA. Docente en escuelas de negocios y universidades, actualmente es secretario de la Fundación Savia por el compromiso y los valores. Ha publicado numerosos artículos de opinión y relatos. Mantiene la web www.picoaviento.org. Antropoceno es su primer libro de ficción.

 

Antropoceno

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Jarampa

Elegir un buen título no solo es un arte, sino un acto definitivo y difícil que, como los nombres para las personas, parece marcar un destino. En el caso de un libro de relatos la cosa se complica. Por eso, imagino, abundan esos que se limitan a escoger el de uno de ellos acompañado del consabido...
Leer más

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más