Año Nuevo

Quienes han seguido mis últimas andanzas facebookianas e instagrameras sabrán que he cerrado el año disfrutando de algunas películas de las sagas de El señor de los anillos, El hobbit y el joven mago de Hogwarts. De hecho, también hemos visitado la exposición «Harry Potter. The exhibition» en Madrid y confirmado así que la familia está amistosamente dividida entre las casas Gryffindor, Slytherin y Hufflepuff sin necesidad de pasar bajo las inquisitivas alas del sombrero seleccionador. Después de tanto tiempo transitando por esos lares rowlingnianos no nos hacía falta someternos a test alguno, aunque sí que nos apetecía sacar a tirones la raíz de una mandrágora para experimentar lo que debe ser asistir a clase de Herbología bajo la amable supervisión de la profesora Sprout.

Sentarse ante la televisión para descubrir pequeños matices de estas historias se ha convertido en una tradición tan afincada en las ventanas barridas por el Céfiro como escuchar el concierto de Año Nuevo. Reconozco que el ritmo de sus valses y polkas me hace sentir feliz, así como recorrer Viena y alrededores, surcar las aguas del Danubio azul como si fuéramos libres en esos hermosos y elegantísimos reportajes que tienen a bien regalarnos. Quizás sea uno de los mejores momentos de este ciclo por estrenar, cuando se nos hace creer que todo es posible y que hemos cruzado una especie de puerta mágica en la que se borran los errores cometidos y se empieza a contar desde cero.

Bueno, pues, para concluir, el primer día del año lo terminamos con un nuevo capítulo de Black Mirror que nos dio que hablar. En él un «malvado» programador diseñaba un juego espacial en el que los personajes eran reales y sufrían no solo el encierro en una nave vagando por un universo propio, sino la tiranía de su capitán-creador; un tipo antojadizo y cruel al que había que intentar eliminar desde el mundo real, inaccesible para los pobres prisioneros. Alguien comentó «cómo se puede uno inventar una rayada así» quizás sin pararse a pensar que todos somos un poco víctimas del capricho de alguien o de algo, dependientes de pequeños vicios que nos alienan; que estamos sometidos en mayor o menor medida a modas, a opiniones, a críticas; que nuestra vida queda en demasiadas ocasiones supeditada a deseos ajenos, a costumbres que ni nos molestamos en analizar, a personas tóxicas que nos subyugan con una incomprensible capacidad de hacernos sentir culpables prácticamente por respirar.

Hace ya mucho tiempo me llegó por correo electrónico (creo que con ella empezamos a emplear este medio de comunicación) una encuesta con preguntas bastante inteligentes que contestamos algunos del trabajo por puro entretenimiento. Una de ellas nos inquiría sobre el valor fundamental para nosotros y prácticamente todos respondimos que el amor. Hubo alguien que a lo mejor caviló mejor o acababa de analizar todo eso que he nombrado antes y contestó rotundo que, por supuesto, la libertad. Al leerlo me quedé pensativa porque, evidentemente, tenía mucha razón. Ahora sé que su respuesta fue la más acertada y por eso lo traigo aquí a colación.

En estos días en que como autómatas nos deseamos felicidad, salud, amor, dinero y toda esa retahíla, yo os pediría que aprendierais a romper ataduras, a decir que no a lo que os daña, a viajar y soñar, a experimentar eso que recogen todas las constituciones como derecho fundamental. Haceos valer, que el tiempo corre y no hay puertas mágicas que nos dejen empezar de cero.

Elena Marqués

Año Nuevo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más