Año Nuevo

Quienes han seguido mis últimas andanzas facebookianas e instagrameras sabrán que he cerrado el año disfrutando de algunas películas de las sagas de El señor de los anillos, El hobbit y el joven mago de Hogwarts. De hecho, también hemos visitado la exposición «Harry Potter. The exhibition» en Madrid y confirmado así que la familia está amistosamente dividida entre las casas Gryffindor, Slytherin y Hufflepuff sin necesidad de pasar bajo las inquisitivas alas del sombrero seleccionador. Después de tanto tiempo transitando por esos lares rowlingnianos no nos hacía falta someternos a test alguno, aunque sí que nos apetecía sacar a tirones la raíz de una mandrágora para experimentar lo que debe ser asistir a clase de Herbología bajo la amable supervisión de la profesora Sprout.

Sentarse ante la televisión para descubrir pequeños matices de estas historias se ha convertido en una tradición tan afincada en las ventanas barridas por el Céfiro como escuchar el concierto de Año Nuevo. Reconozco que el ritmo de sus valses y polkas me hace sentir feliz, así como recorrer Viena y alrededores, surcar las aguas del Danubio azul como si fuéramos libres en esos hermosos y elegantísimos reportajes que tienen a bien regalarnos. Quizás sea uno de los mejores momentos de este ciclo por estrenar, cuando se nos hace creer que todo es posible y que hemos cruzado una especie de puerta mágica en la que se borran los errores cometidos y se empieza a contar desde cero.

Bueno, pues, para concluir, el primer día del año lo terminamos con un nuevo capítulo de Black Mirror que nos dio que hablar. En él un «malvado» programador diseñaba un juego espacial en el que los personajes eran reales y sufrían no solo el encierro en una nave vagando por un universo propio, sino la tiranía de su capitán-creador; un tipo antojadizo y cruel al que había que intentar eliminar desde el mundo real, inaccesible para los pobres prisioneros. Alguien comentó «cómo se puede uno inventar una rayada así» quizás sin pararse a pensar que todos somos un poco víctimas del capricho de alguien o de algo, dependientes de pequeños vicios que nos alienan; que estamos sometidos en mayor o menor medida a modas, a opiniones, a críticas; que nuestra vida queda en demasiadas ocasiones supeditada a deseos ajenos, a costumbres que ni nos molestamos en analizar, a personas tóxicas que nos subyugan con una incomprensible capacidad de hacernos sentir culpables prácticamente por respirar.

Hace ya mucho tiempo me llegó por correo electrónico (creo que con ella empezamos a emplear este medio de comunicación) una encuesta con preguntas bastante inteligentes que contestamos algunos del trabajo por puro entretenimiento. Una de ellas nos inquiría sobre el valor fundamental para nosotros y prácticamente todos respondimos que el amor. Hubo alguien que a lo mejor caviló mejor o acababa de analizar todo eso que he nombrado antes y contestó rotundo que, por supuesto, la libertad. Al leerlo me quedé pensativa porque, evidentemente, tenía mucha razón. Ahora sé que su respuesta fue la más acertada y por eso lo traigo aquí a colación.

En estos días en que como autómatas nos deseamos felicidad, salud, amor, dinero y toda esa retahíla, yo os pediría que aprendierais a romper ataduras, a decir que no a lo que os daña, a viajar y soñar, a experimentar eso que recogen todas las constituciones como derecho fundamental. Haceos valer, que el tiempo corre y no hay puertas mágicas que nos dejen empezar de cero.

Elena Marqués

Año Nuevo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más