Año Nuevo

Quienes han seguido mis últimas andanzas facebookianas e instagrameras sabrán que he cerrado el año disfrutando de algunas películas de las sagas de El señor de los anillos, El hobbit y el joven mago de Hogwarts. De hecho, también hemos visitado la exposición «Harry Potter. The exhibition» en Madrid y confirmado así que la familia está amistosamente dividida entre las casas Gryffindor, Slytherin y Hufflepuff sin necesidad de pasar bajo las inquisitivas alas del sombrero seleccionador. Después de tanto tiempo transitando por esos lares rowlingnianos no nos hacía falta someternos a test alguno, aunque sí que nos apetecía sacar a tirones la raíz de una mandrágora para experimentar lo que debe ser asistir a clase de Herbología bajo la amable supervisión de la profesora Sprout.

Sentarse ante la televisión para descubrir pequeños matices de estas historias se ha convertido en una tradición tan afincada en las ventanas barridas por el Céfiro como escuchar el concierto de Año Nuevo. Reconozco que el ritmo de sus valses y polkas me hace sentir feliz, así como recorrer Viena y alrededores, surcar las aguas del Danubio azul como si fuéramos libres en esos hermosos y elegantísimos reportajes que tienen a bien regalarnos. Quizás sea uno de los mejores momentos de este ciclo por estrenar, cuando se nos hace creer que todo es posible y que hemos cruzado una especie de puerta mágica en la que se borran los errores cometidos y se empieza a contar desde cero.

Bueno, pues, para concluir, el primer día del año lo terminamos con un nuevo capítulo de Black Mirror que nos dio que hablar. En él un «malvado» programador diseñaba un juego espacial en el que los personajes eran reales y sufrían no solo el encierro en una nave vagando por un universo propio, sino la tiranía de su capitán-creador; un tipo antojadizo y cruel al que había que intentar eliminar desde el mundo real, inaccesible para los pobres prisioneros. Alguien comentó «cómo se puede uno inventar una rayada así» quizás sin pararse a pensar que todos somos un poco víctimas del capricho de alguien o de algo, dependientes de pequeños vicios que nos alienan; que estamos sometidos en mayor o menor medida a modas, a opiniones, a críticas; que nuestra vida queda en demasiadas ocasiones supeditada a deseos ajenos, a costumbres que ni nos molestamos en analizar, a personas tóxicas que nos subyugan con una incomprensible capacidad de hacernos sentir culpables prácticamente por respirar.

Hace ya mucho tiempo me llegó por correo electrónico (creo que con ella empezamos a emplear este medio de comunicación) una encuesta con preguntas bastante inteligentes que contestamos algunos del trabajo por puro entretenimiento. Una de ellas nos inquiría sobre el valor fundamental para nosotros y prácticamente todos respondimos que el amor. Hubo alguien que a lo mejor caviló mejor o acababa de analizar todo eso que he nombrado antes y contestó rotundo que, por supuesto, la libertad. Al leerlo me quedé pensativa porque, evidentemente, tenía mucha razón. Ahora sé que su respuesta fue la más acertada y por eso lo traigo aquí a colación.

En estos días en que como autómatas nos deseamos felicidad, salud, amor, dinero y toda esa retahíla, yo os pediría que aprendierais a romper ataduras, a decir que no a lo que os daña, a viajar y soñar, a experimentar eso que recogen todas las constituciones como derecho fundamental. Haceos valer, que el tiempo corre y no hay puertas mágicas que nos dejen empezar de cero.

Elena Marqués

Año Nuevo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más