Amante infiltrada

Desde el olvido hasta el encuentro, pero siempre desde la esencia de la belleza, Amante infiltrada, de Paco Carrascal (Sevilla, Anantes, 2015), nos recorre la piel poética con la punta de sus palabras, certeras y libres como el último rayo del día, sencillas como los frutos de un árbol.

En un tríptico en el que inventa tres nuevos subgéneros líricos, recorremos las sábanas arrugadas por el abandono, el muro no construido de la pena, los errores y los aciertos, un álbum de flashes, una lluvia de imágenes en las que el ansia de la presencia se erige como la luz blanca de los cirios. El poeta dialoga con esa amante que se infiltra y se evapora, fija sobre el lienzo la palabra «recuerdo» urgido por la necesidad de convertirlo en el pan de cada día, solidificado por la certeza de la soledad. Porque es el desencuentro una verdad que achicharra.

Se inicia entonces la sucesión de miedos, un camino nocturno que recorre, herido, el hombre. La naturaleza se impone en sus comparaciones; metáforas animales en que el poeta se deshuesa, se despelleja, se deshace, se desnuda ante nuestros ojos en un llanto manso, en un sacrificio sideral que se mira en los charcos.

Aunque no es este libro una piedra arrojada por la desesperanza. Una voz se levanta desde los escombros, renace de la locura. Los objetos cobran significado. El lenguaje los crea y hace nuevos. El agua los riega porque todo en Amante infiltrada está a la espera de que el paisaje reverdezca, y crezcan los árboles, y se adentren las raíces en la tierra, y nazcan flores en mitad del desierto. La fertilidad del poeta, su sensualidad acústica, resbala en versos libres, sueltos, llamaradas de espuma, palabras que se resisten a quedarse solo en el papel.

Pero Paco Carrascal no se ensaya como Dios en este libro. Ya era un hacedor desde hace tiempo y este volumen solo nos confirma algo más que una sospecha. Su voz es potente en el susurro, pues nos habla al oído, al de la amante y al del tiempo, que se impone efímero en las imágenes florales y en la obstinación de la espera. Su diálogo nos hace entender los códigos, descifrar los pronombres.

Quizás por ello en el magnífico prólogo de otra poeta inmensa, Sara Castelar, se nos recuerda a Juan Ramón y Salinas, dos referentes obligados de la belleza y la comunicación, demiurgos, impulsores del universo de la palabra bien dicha.

Y Paco Carrascal es tan rotundo en su creación, amanece tan exacto, tan enamorado de la poesía; se enseña tan certero en lo que dice, que enamora a los lectores y se infiltra e instala en sus estanterías dejándonos siempre «con el deseo de volver a habitarlo».

Elena Marqués

Los libros que leo

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más