Amante infiltrada

Desde el olvido hasta el encuentro, pero siempre desde la esencia de la belleza, Amante infiltrada, de Paco Carrascal (Sevilla, Anantes, 2015), nos recorre la piel poética con la punta de sus palabras, certeras y libres como el último rayo del día, sencillas como los frutos de un árbol.

En un tríptico en el que inventa tres nuevos subgéneros líricos, recorremos las sábanas arrugadas por el abandono, el muro no construido de la pena, los errores y los aciertos, un álbum de flashes, una lluvia de imágenes en las que el ansia de la presencia se erige como la luz blanca de los cirios. El poeta dialoga con esa amante que se infiltra y se evapora, fija sobre el lienzo la palabra «recuerdo» urgido por la necesidad de convertirlo en el pan de cada día, solidificado por la certeza de la soledad. Porque es el desencuentro una verdad que achicharra.

Se inicia entonces la sucesión de miedos, un camino nocturno que recorre, herido, el hombre. La naturaleza se impone en sus comparaciones; metáforas animales en que el poeta se deshuesa, se despelleja, se deshace, se desnuda ante nuestros ojos en un llanto manso, en un sacrificio sideral que se mira en los charcos.

Aunque no es este libro una piedra arrojada por la desesperanza. Una voz se levanta desde los escombros, renace de la locura. Los objetos cobran significado. El lenguaje los crea y hace nuevos. El agua los riega porque todo en Amante infiltrada está a la espera de que el paisaje reverdezca, y crezcan los árboles, y se adentren las raíces en la tierra, y nazcan flores en mitad del desierto. La fertilidad del poeta, su sensualidad acústica, resbala en versos libres, sueltos, llamaradas de espuma, palabras que se resisten a quedarse solo en el papel.

Pero Paco Carrascal no se ensaya como Dios en este libro. Ya era un hacedor desde hace tiempo y este volumen solo nos confirma algo más que una sospecha. Su voz es potente en el susurro, pues nos habla al oído, al de la amante y al del tiempo, que se impone efímero en las imágenes florales y en la obstinación de la espera. Su diálogo nos hace entender los códigos, descifrar los pronombres.

Quizás por ello en el magnífico prólogo de otra poeta inmensa, Sara Castelar, se nos recuerda a Juan Ramón y Salinas, dos referentes obligados de la belleza y la comunicación, demiurgos, impulsores del universo de la palabra bien dicha.

Y Paco Carrascal es tan rotundo en su creación, amanece tan exacto, tan enamorado de la poesía; se enseña tan certero en lo que dice, que enamora a los lectores y se infiltra e instala en sus estanterías dejándonos siempre «con el deseo de volver a habitarlo».

Elena Marqués

Los libros que leo

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más

Cuaderno de laboratorio

En un documento encontrado en la página web de la Universidad del País Vasco se explica lo siguiente: «Hacer un experimento no se limita a preparar disoluciones y a realizar medidas con aparatos diversos. Cualquier científico está obligado a elaborar un informe escrito de las actividades que ha...
Leer más

Eva mitocondrial

Desde las páginas del prefacio, en el que he tenido el honor de participar, hasta el extenso canto que cierra el libro, el poemario Eva mitocondrial, de la escritora Reyes García-Doncel, que por primera vez incursiona en el género lírico, se plantea como un viaje a la feminidad, que es como decir...
Leer más

El mar, el mar

Me sumerjo en El mar, el mar tras la lectura de un breve y subjetivo prólogo de Álvaro Pombo en el que nos explica su descubrimiento de Iris Murdoch y, por medio de su obra, de la realidad de su país. Algo que puede resultar extraño no solo porque conocer la realidad a través de la ficción apunta a...
Leer más

Diles que son cadáveres

Que un libro conduce a otro por alguna mágica relación es una afirmación incontestable. Yo, después de conocer Irlanda de la mano de Javier Reverte, me he visto abocada a viajar de nuevo por ese país y, a través de una recomendación amiga que llegaba desde México, a leer a este escritor veracruzano...
Leer más

Canta Irlanda. Un viaje por la Isla Esmeralda

Cuando alguien pronuncia el nombre de Irlanda, lo primero que me viene a la cabeza es el deambular de Leopold Bloom por los barrios de Dublín con una patata en el bolsillo. Que me asalte una referencia literaria antes que un paisaje o un olor específicos puede que se deba a que, desgraciadamente,...
Leer más

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más