Agotamiento creativo

No hace mucho me comentaba un amigo que había agotado una forma de crear por la que hasta entonces se reconocía y con la que estaba satisfecho. La palabra era esa, «agotado», como se agota el agua de un embalse y se acaban nuestro aguante y nuestra inspiración, si es que ello existe. Posiblemente dicho agotamiento, formal y de ideas, nos ocurre a todos en momentos determinados, pero no siempre lo confesamos y nos mantenemos en nuestros trece escribiendo una y otra vez cosas similares, y resulta que aquello que en un principio pasó por original y auténtico ya no lo es en absoluto, sino una mala imitación de nosotros mismos en la que nos acomodamos porque nos resulta fácil y de ahí el inmovilismo y el conformismo e incluso la complacencia, que no son términos positivos ni reconfortantes prácticamente en ningún contexto.

Es verdad que hay temas que nos interesan más, y consciente o inconscientemente hablamos sobre ellos en cualquiera de nuestras obras; pero empeñarse en escribir por escribir como el mejor, o el único, medio terapéutico que conocemos a veces cansa al semejante. Bueno, lo cansa cuando lo sacamos a la luz. Quizás simplemente deberíamos esperar antes de publicar (quizás no: seguro) aunque nos pueda la impaciencia. En el caso de quienes no tenemos reconocimiento ni posiblemente lo tengamos nunca es muy recomendable, pero también en el de aquellos que viven de esto, pues últimamente he sufrido varios chascos con autores prestigiosos o al menos muy leídos y no digo yo que me asalten sentimientos que oscilan entre la vanidad propia («yo lo hago mejor», me empeño en susurrarme) y la vergüenza ajena, que también. Es que el fenómeno en cuestión me lleva a plantearme el asunto cultural como una decepción en la que no prima del todo la coherencia, ni mucho menos el concepto de trabajo bien hecho, algo que debía regir esta actividad y cualquiera, sino como otra insulsa tuerca del engranaje en el que nos movemos; ese sistema pervertido en el que el marketing parece ser la única tarea verdaderamente concienzuda y de ahí la proliferación de carreras y másteres con ese término extranjero incrustado como una garantía de calidad o de algo por el estilo.

Vender un producto significa ahora mucho más que «traspasar a alguien por el precio convenido la propiedad de lo que se posee», ya sean naranjas, ladrillos o conocimientos. Hoy en día parece que las acepciones 3, 4, 5, 6, 7 y 10 de ese vocablo cobran relevancia como esos nombres de pseudointelectuales que tanto envidiamos y entre los que aspiramos a estar algún día sin darnos cuenta de que, como algunos de ellos, andamos dando traspiés y cayendo desde ya en ese inmovilismo, conformismo o incluso complacencia que nos impiden avanzar, interpretando siempre los mismos acordes, sin atrevernos a cambiar de clave más por incapacidad que por pereza, pues, en el fondo, este es un trabajo que requiere mucho trabajo, valga la redundancia, mucho aguante, mucha dedicación, y un tiempo que no siempre tenemos o que empleamos en otros quehaceres. Como esos que enumera el DRAE para el verbo vender.

Total, que ahí estamos, anclados a un círculo vicioso demasiado humano para aspirar a ser divinos. A ver si acabamos por resolverlo.

Elena Marqués

Agotamiento creativo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más