Agotamiento creativo

No hace mucho me comentaba un amigo que había agotado una forma de crear por la que hasta entonces se reconocía y con la que estaba satisfecho. La palabra era esa, «agotado», como se agota el agua de un embalse y se acaban nuestro aguante y nuestra inspiración, si es que ello existe. Posiblemente dicho agotamiento, formal y de ideas, nos ocurre a todos en momentos determinados, pero no siempre lo confesamos y nos mantenemos en nuestros trece escribiendo una y otra vez cosas similares, y resulta que aquello que en un principio pasó por original y auténtico ya no lo es en absoluto, sino una mala imitación de nosotros mismos en la que nos acomodamos porque nos resulta fácil y de ahí el inmovilismo y el conformismo e incluso la complacencia, que no son términos positivos ni reconfortantes prácticamente en ningún contexto.

Es verdad que hay temas que nos interesan más, y consciente o inconscientemente hablamos sobre ellos en cualquiera de nuestras obras; pero empeñarse en escribir por escribir como el mejor, o el único, medio terapéutico que conocemos a veces cansa al semejante. Bueno, lo cansa cuando lo sacamos a la luz. Quizás simplemente deberíamos esperar antes de publicar (quizás no: seguro) aunque nos pueda la impaciencia. En el caso de quienes no tenemos reconocimiento ni posiblemente lo tengamos nunca es muy recomendable, pero también en el de aquellos que viven de esto, pues últimamente he sufrido varios chascos con autores prestigiosos o al menos muy leídos y no digo yo que me asalten sentimientos que oscilan entre la vanidad propia («yo lo hago mejor», me empeño en susurrarme) y la vergüenza ajena, que también. Es que el fenómeno en cuestión me lleva a plantearme el asunto cultural como una decepción en la que no prima del todo la coherencia, ni mucho menos el concepto de trabajo bien hecho, algo que debía regir esta actividad y cualquiera, sino como otra insulsa tuerca del engranaje en el que nos movemos; ese sistema pervertido en el que el marketing parece ser la única tarea verdaderamente concienzuda y de ahí la proliferación de carreras y másteres con ese término extranjero incrustado como una garantía de calidad o de algo por el estilo.

Vender un producto significa ahora mucho más que «traspasar a alguien por el precio convenido la propiedad de lo que se posee», ya sean naranjas, ladrillos o conocimientos. Hoy en día parece que las acepciones 3, 4, 5, 6, 7 y 10 de ese vocablo cobran relevancia como esos nombres de pseudointelectuales que tanto envidiamos y entre los que aspiramos a estar algún día sin darnos cuenta de que, como algunos de ellos, andamos dando traspiés y cayendo desde ya en ese inmovilismo, conformismo o incluso complacencia que nos impiden avanzar, interpretando siempre los mismos acordes, sin atrevernos a cambiar de clave más por incapacidad que por pereza, pues, en el fondo, este es un trabajo que requiere mucho trabajo, valga la redundancia, mucho aguante, mucha dedicación, y un tiempo que no siempre tenemos o que empleamos en otros quehaceres. Como esos que enumera el DRAE para el verbo vender.

Total, que ahí estamos, anclados a un círculo vicioso demasiado humano para aspirar a ser divinos. A ver si acabamos por resolverlo.

Elena Marqués

Agotamiento creativo

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más