A modo de fábula (por lo de los animales sueltos)

No sé por qué, al ir a escribir estas líneas, me he acordado del título de aquel famoso programa que emitieron en Televisión Española en el que un grupo de ciudadanos anónimos entrevistaba al personaje de turno. Tengo una pregunta para usted se llamaba.

En realidad, yo tengo varias, que es una sola, pero necesito dar un rodeo para completar esta entrada y es lo que voy a hacer. Abra bien los oídos.

Imagínese usted que es una eminencia médica. (Aprovecho ese sintagma que ha aparecido en las redes para recordarnos lo difícil que es extirpar ciertas estructuras de nuestro cerebro). Que se dedica a la cirugía, por ejemplo. Póngase en el caso de que está realizando una complicada operación y se deja caer por allí un celador y le dice qué órgano debe extirpar, fijándose, por ejemplo, en el aspecto que presenta y que a él le parece lamentable cuando es el que tiene que tener. Suponga, si lo prefiere, que ejerce la abogacía, y que yo misma, leyendo sus papeles, decido con mis propios criterios y mi exclusivo sentido común, el único y valiosísimo sentido que poseo, lo que debe hacer en determinadas circunstancias. O, para complicarlo aún más, que trabaja en un empresa de ingeniería y llega un licenciado en Matemáticas, que dice manejar los números, y le corrige la colocación de las estructuras que acaba de situar en el plano. O lo mismo si es usted un arquitecto que construye una clínica para la eminencia médica de antes, y esta, tras mandar al celador a meterse en sus asuntos, le hace ver que la viga que atraviesa el salón no le convence en absoluto y no piensa aceptarla.

Sigamos imaginando por un momento que el gerente del hospital donde trabaja la cirujana (porque en el vídeo del que hablaba antes se referían a una mujer), como la mayoría de los administradores, ocupa un cargo más político que otra cosa y tiene la misma idea de Medicina que yo, que el ingeniero y que el arquitecto, pero prefiere que sea el celador quien termine la operación, y que lo mismo ocurre en el bufete de abogados y soy yo quien decide la multa que debe pagar no sé qué demandado atendiendo a mi intuición o por la antipatía o simpatía que me despierte el individuo, pues no conozco el contenido de una sola ley pero veía de joven Ally McBeal y ahora me he enganchado a Better call Saul, lo cual me da conocimientos suficientes para juzgar cualquier delito o falta.

Sí, sigamos imaginando que esa estructura se repite en el caso del ingeniero, y que los obreros de la construcción escuchan a la eminencia médica, que para eso es quien les paga, y eliminan la viga sin saber que se le terminará cayendo el techo encima a la mujer, aunque qué más da, si tienen un celador en el hospital que a ojo puede decidir cómo abordar cualquier operación porque este a lo que está enganchado es a la serie de Hugh Laurie.

Lo malo es que, desgraciadamente, en la profesión que yo ejerzo, ocurre demasiado a menudo que todos (y todas) saben másParte del material que hay que utilizar habitualmente para ejercer mi profesión. que tú, o al menos eso creen; que no tienen en cuenta que la lengua es un sistema tan complejo como un edificio y con vida propia como un cuerpo humano; que conocerla a fondo requiere una dedicación que a mí me ha llevado toda la vida, una carrera de cinco años y la obligación de atender siempre los criterios de quienes saben más que yo, léase, entre otros, los denostados académicos de la Lengua Española aquí y en todos aquellos países donde se habla el mismo idioma, más esas otras autoridades que escriben y hablan como Dios manda; y que, para trabajar donde trabajo, se me exigieron cuatro exámenes y un buen puñado de temas específicos que van más allá de la ortografía (véase la imagen a la derecha), y que, sin embargo, cada dos por tres se te cuestiona el uso de una minúscula (las mayúsculas nunca las discuten: serían felices montándose en ellas como en un trono) o cómo se han de escribir los números ordinales, como si eso fuera una opinión con la que se pudiera estar de acuerdo o no; como si dependiera del gusto particular, igualando esto a la decisión de pintar las paredes de un color u otro.

En fin, que ya son muchas las veces en que me detengo en este alféizar a defender esta hermosa y compleja profesión y quizás sea la última, para no aburriros; pero, mentando por una vez al rey emérito (con minúsculas, claro que sí, a ver quién me lo rebate), termino como empecé, con una nueva pregunta para usted: «¿Por qué no te callas?».

Elena Marqués

A modo de fábula (por lo de los animales sueltos)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La España vacía

Que uno escriba un libro y el título que elige de encabezamiento acabe por acuñarse para describir una realidad, nada más y nada menos que para nombrar a un país dentro de otro país, debe darte un subidón como autor. Lo importante, creo yo, es que el término no termine por mal utilizarse; y que,...
Leer más

Los mejores días

No recuerdo ahora quién dijo, a mediados del siglo XX, en un momento en que se cuestionaba el futuro de la novela, que, mientras existiera la familia, dicha fórmula narrativa seguiría presente. Que esta es fuente primera de inspiración lo confirma Magalí Etchebarne en Los mejores días, pues, aunque...
Leer más

1922

Parece que hace una eternidad cuando, en el cinquagésimo primer encuentro de la Tertulia Gastro-literaria El Caldero, tuvimos la suerte de conocer a Isaac Páez a través de su novela Nowhere man (Ediciones En Huida, 2017), con la que, por cierto, fue finalista en 2014 del prestigioso Premio...
Leer más

Los relatos del padre Brown

Dejar que se asome a esta ventana del siglo XXI una figura tan anacrónica como la del padre Brown, el famoso curita-detective de Essex creado por Chesterton, puede resultar extraño; pero es que, angustiada como me sentía a veces por el confinamiento y las malas noticias, me he visto impelida a...
Leer más

Otra vida por vivir

No recuerdo si había leído alguna crítica sobre Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides, o, como por arte de magia, apareció el libro entre esas recomendaciones que se te ofrecen por el mero hecho de andar siempre curioseando por los estantes virtuales de internet. La cuestión es que he...
Leer más

El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo

De vez en cuando, entre ficción y ficción, resulta conveniente volver los ojos a la realidad. Porque esta, como siempre, y según reza el dicho, suele superar a aquellas. Así, la lectura de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, el amenísimo estudio de Irene Vallejo...
Leer más

Como si existiese el perdón

Siguiendo la recomendación del escritor Ignacio Arrabal, con quien comparto amistad y gustos literarios, me he bebido de un solo trago Como si existiese el perdón; una pequeña gran novela de la escritora argentina Mariana Travacio que nos traslada, a través de escuetos capítulos y con un estilo...
Leer más

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más