A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca.

La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un lenguaje poético luminoso y musical con marcadas influencias de los mundos y formas flamencas, así como de la tradición andaluza.

Pero quizás lo que mejor defina su ya larga y prolija producción poética sea la presencia firme de la poesía amorosa en toda su obra. De hecho, este libro está dedicado «A vosotras, amores que me trajo la vida, a todas las que un día me robasteis el corazón»; a «Esa mujer» sin nombre con que titula dos de sus poemas y que reúne a todas aquellas a las que ha amado, a Lola, a Violeta, a Charo, a Vanessa, a Rocío, y que lo aboca necesariamente a la poesía porque, para Paco, la mujer es poesía y la poesía está hecha para la mujer.

Y, si importante es para Paco el amor, el desamor y el vacío que deja la ausencia es una constante en estos versos. Por eso los títulos de algunos poemas nos hablan desde la añoranza («Sin ti», «Cuando todo se acabe», «Con las manos vacías», «Los recuerdos vuelven después del olvido»), aunque siempre la esperanza sobrevuela, y, como Machado, también Paco Mateos camina, avanza, descubre y abre las puertas del mañana en el poema «Sin mirar atrás», y decide aventurarse en «Tendremos que seguir arriesgando el corazón».

Pero, como poeta, y como poeta andaluz, no pueden faltar en sus versos referencias a los temas universales del paso del tiempo, de la muerte, de lo efímero de la vida, de qué dejaremos cuando hayamos muerto, o ese recuerdo al poema quevedesco en versión más castiza del amor más allá de la muerte a través de unas soleares: «Ni tan siquiera la muerte / me apartará de tu lado, / siendo su poder tan fuerte».

Sobre la forma, aunque hay influencias de los distintos palos flamencos (hay soleares, hay rondeñas, hay siguiriyas; hay tarantas, fandangos, cantiñas, malagueñas) y de otro tipo de canciones, como el bolero, asoma en A la sombra de Abril una gran variedad de metros, con tendencia al verso corto y a la libertad; con imágenes de luz, de campo, de flores, de olivos, pero también de agua en sus distintas formas: como lluvia de la nostalgia, como manantial que calma, como mar que es símbolo del infinito y también de la mujer («La mar es una mujer», afirma en un poema); con hipérboles andaluzas como la que adorna una de sus soleares («Tan grande como es el sol / y el brillo de tu mirada, / de pronto, me lo borró»); con creación de términos que deberían existir para expresar que Abril, el mes que preside al libro, que preside Andalucía y el ánimo en continuo renacimiento del poeta, «primaverea»; con una canción de sonidos acompañando a la luz: el sonido de la risa, el del agua de las fuentes implicando todos los sentidos en una poesía sinestésica y clara que dice «En tu boca se agrupaban las islas / y era verde tu voz», pues el verde, quizás el de los olivos, es una constante en sus poemas. O con juegos de palabras («En tu cuerpo naufragué. / Madrugada marejada. En tus brazos me abrasé»), con antítesis como al describirnos «Sierpes bulliciosa y sorda», con aforismos verdaderos al recordarnos que «siempre el amor se va, / el dolor se queda», con enumeraciones rápidas y minuciosas...

En fin, un bocado de Sur que tendremos la oportunidad de disfrutar en la presentación del día 30 de junio en la Biblioteca de Bormujos, a las 19:30, en un acto al que os invitamos desde aquí a participar.

Elena Marqués

Paco Mateos (Lora de Estepa, 1953) descubrió a Bécquer a los catorce años y a Machado a los dieciséis. Desde entonces no ha parado de escribir. Es autor de los libros de poemas Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo; y ha participado en algunas antologías, como Hoy es siempre todavía, un libro con fines solidarios bajo los auspicios de la asociación Humanismo Solidario; la antología producto del IV Encuentro de Poetas de Sierra Morena, o NEcesarias PALabras, lo que nos dar una idea de la participación activa y comprometida de Paco Mateos en la vida cultural andaluza y en distintos encuentros poéticos internacionales, como los que se celebran en Úbeda y en Moguer.

A la sombra de Abril

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Agnusdéi (o cómo conciliar lengua y mundo)

«El tiempo no tiene ni idea de la historia que va a contar hasta que empieza a disponer las imágenes. Se diría que solo lo hace por disponerlas. Que es a medida que las dispone que aparece el sentido de lo que cuenta. [...] y la historia siempre se desarrolla de forma aleatoria». Son frases del...
Leer más

Nowhere Man

Como «La verdad no hay quien la trague», según la cita de Céline que encabeza este viaje; y la mentira y la huida son los elementos sobre los que gira la vida ficticia de Fernando Bautista, pseudoescritor (ojo al dato), abrimos la novela con reparo, sin saber si ese Nowhere Man, ese hombre de...
Leer más

Amor doncella cierva

Lo bueno se hace esperar, y es lo que ha ocurrido con este libro de Mónica Collado Cañas, Amor doncella cierva, que el sello de Limbo Errante tiene el lujo de acoger en su catálogo. Yo conocí a esta escritora con mayúsculas cuando llegó a mí su Palabra de sal, premio Vargas Llosa en 2015; una...
Leer más

El hombre que ya no soy

Cada vez que me siento a escribir la reseña de un libro no puedo evitar interesarme por las opiniones que han vertido ya otros lectores sobre él, y, en el caso de este de Salvador Navarro, El hombre que ya no soy, observo que todas coinciden en que la sinopsis de la contracubierta, que...
Leer más

Calcomanías

En ocasiones el destino llama a tu puerta, o a la ventana del Messenger, y te ofrece la oportunidad de detenerte. Es lo que me ocurrió hace unos meses, cuando contactó conmigo José de María Romero Barea y puso en mis manos su última obra. Editada por Ediciones Alfar y perteneciente a la serie de...
Leer más

Mater amatísima

Nadie debería excusarse del dolor. Dar explicaciones sobre el sufrimiento. Solo dejar abierta la garganta para el grito, despejado el cauce de las lágrimas. Aun así, como si se viera en la obligación de dar explicación a este libro, Pilar Gorricho acompaña su Mater amatísima de varios paratextos:...
Leer más

El color de los ángeles

Recrear a un personaje del que tanto se ha dicho, alguien de carne y hueso pero con el extraordinario poder de evocar lo sagrado en la inasible carne de los ángeles, es el «trabajo» al que se ha enfrentado Eva Díaz Pérez, hay que decir que con maestría y acierto, en esta novela centrada en el...
Leer más

Veintidós estaciones

Como si hubiera tenido una intuición (20 son las acepciones que recoge el diccionario académico del sustantivo que da título a esta obra), Lola Almeyda realiza 22 paradas en sus recuerdos, o en los recuerdos de quien, aislada temporalmente para una cura de carácter y/o de malas costumbres...
Leer más

Trampantojo

«Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo». Con esta cita (sabia cita) de Séneca se abre la novela de Charo Jiménez Trampantojo, su ópera prima; una historia dentro de otra historia, una narración sobre la construcción literaria como uno de los mejores modos de redimirse...
Leer más

Cartas a Siracusa

Llevo unas semanas febriles en cuanto a actividades y eso me ha hecho postergar el libro mensual de nuestra tertulia prácticamente hasta antes de ayer; sin embargo, al tratarse de una novela con todos los ingredientes de un best seller (en algún momento me ha recordado a los orígenes de Matilde...
Leer más