A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca.

La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un lenguaje poético luminoso y musical con marcadas influencias de los mundos y formas flamencas, así como de la tradición andaluza.

Pero quizás lo que mejor defina su ya larga y prolija producción poética sea la presencia firme de la poesía amorosa en toda su obra. De hecho, este libro está dedicado «A vosotras, amores que me trajo la vida, a todas las que un día me robasteis el corazón»; a «Esa mujer» sin nombre con que titula dos de sus poemas y que reúne a todas aquellas a las que ha amado, a Lola, a Violeta, a Charo, a Vanessa, a Rocío, y que lo aboca necesariamente a la poesía porque, para Paco, la mujer es poesía y la poesía está hecha para la mujer.

Y, si importante es para Paco el amor, el desamor y el vacío que deja la ausencia es una constante en estos versos. Por eso los títulos de algunos poemas nos hablan desde la añoranza («Sin ti», «Cuando todo se acabe», «Con las manos vacías», «Los recuerdos vuelven después del olvido»), aunque siempre la esperanza sobrevuela, y, como Machado, también Paco Mateos camina, avanza, descubre y abre las puertas del mañana en el poema «Sin mirar atrás», y decide aventurarse en «Tendremos que seguir arriesgando el corazón».

Pero, como poeta, y como poeta andaluz, no pueden faltar en sus versos referencias a los temas universales del paso del tiempo, de la muerte, de lo efímero de la vida, de qué dejaremos cuando hayamos muerto, o ese recuerdo al poema quevedesco en versión más castiza del amor más allá de la muerte a través de unas soleares: «Ni tan siquiera la muerte / me apartará de tu lado, / siendo su poder tan fuerte».

Sobre la forma, aunque hay influencias de los distintos palos flamencos (hay soleares, hay rondeñas, hay siguiriyas; hay tarantas, fandangos, cantiñas, malagueñas) y de otro tipo de canciones, como el bolero, asoma en A la sombra de Abril una gran variedad de metros, con tendencia al verso corto y a la libertad; con imágenes de luz, de campo, de flores, de olivos, pero también de agua en sus distintas formas: como lluvia de la nostalgia, como manantial que calma, como mar que es símbolo del infinito y también de la mujer («La mar es una mujer», afirma en un poema); con hipérboles andaluzas como la que adorna una de sus soleares («Tan grande como es el sol / y el brillo de tu mirada, / de pronto, me lo borró»); con creación de términos que deberían existir para expresar que Abril, el mes que preside al libro, que preside Andalucía y el ánimo en continuo renacimiento del poeta, «primaverea»; con una canción de sonidos acompañando a la luz: el sonido de la risa, el del agua de las fuentes implicando todos los sentidos en una poesía sinestésica y clara que dice «En tu boca se agrupaban las islas / y era verde tu voz», pues el verde, quizás el de los olivos, es una constante en sus poemas. O con juegos de palabras («En tu cuerpo naufragué. / Madrugada marejada. En tus brazos me abrasé»), con antítesis como al describirnos «Sierpes bulliciosa y sorda», con aforismos verdaderos al recordarnos que «siempre el amor se va, / el dolor se queda», con enumeraciones rápidas y minuciosas...

En fin, un bocado de Sur que tendremos la oportunidad de disfrutar en la presentación del día 30 de junio en la Biblioteca de Bormujos, a las 19:30, en un acto al que os invitamos desde aquí a participar.

Elena Marqués

Paco Mateos (Lora de Estepa, 1953) descubrió a Bécquer a los catorce años y a Machado a los dieciséis. Desde entonces no ha parado de escribir. Es autor de los libros de poemas Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo; y ha participado en algunas antologías, como Hoy es siempre todavía, un libro con fines solidarios bajo los auspicios de la asociación Humanismo Solidario; la antología producto del IV Encuentro de Poetas de Sierra Morena, o NEcesarias PALabras, lo que nos dar una idea de la participación activa y comprometida de Paco Mateos en la vida cultural andaluza y en distintos encuentros poéticos internacionales, como los que se celebran en Úbeda y en Moguer.

A la sombra de Abril

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más

Sobre los huesos de los muertos

Resulta difícil juzgar a un autor, en este caso autora, por una sola obra. Especialmente cuando a dicha autora acaban de concederle el premio Nobel y, aunque la novela tiene sus muchos puntos encomiables, tampoco te parece perfecta. También cuando, leyendo lo que se dice de ella (me refiero a Sobre...
Leer más

Para explicar la nieve

Tras una solvente y extensa andadura lírica avalada por importantes galardones (premios Gerardo Diego, Jaime Gil de Biedma, Tardor, Kutxa-Ciudad de Irún…), con Para explicar la nieve obtuvo Santos Domínguez el Ángaro de Poesía en 2009. Ya el título representa la misma esencia de la indagación...
Leer más

Los ángeles fríos

Superada la cuestión bizantina del sexo de los ángeles, no imaginaba que su temperatura pudiera plantear también alguna controversia. De hecho, habría apostado por cierta calidez ingénita a la esencia espiritual de estos servidores de lo divino. Por eso, el solo título del último libro de poemas de...
Leer más

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más