A la sombra de Abril

Tras los versos de Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo, Paco Mateos nos presenta A la sombra de Abril, libro en el que este «Loco, ciego, soñador» se siente más Sur que nunca.

La pasión de Paco por la poesía se resuelve en este libro en un lenguaje poético luminoso y musical con marcadas influencias de los mundos y formas flamencas, así como de la tradición andaluza.

Pero quizás lo que mejor defina su ya larga y prolija producción poética sea la presencia firme de la poesía amorosa en toda su obra. De hecho, este libro está dedicado «A vosotras, amores que me trajo la vida, a todas las que un día me robasteis el corazón»; a «Esa mujer» sin nombre con que titula dos de sus poemas y que reúne a todas aquellas a las que ha amado, a Lola, a Violeta, a Charo, a Vanessa, a Rocío, y que lo aboca necesariamente a la poesía porque, para Paco, la mujer es poesía y la poesía está hecha para la mujer.

Y, si importante es para Paco el amor, el desamor y el vacío que deja la ausencia es una constante en estos versos. Por eso los títulos de algunos poemas nos hablan desde la añoranza («Sin ti», «Cuando todo se acabe», «Con las manos vacías», «Los recuerdos vuelven después del olvido»), aunque siempre la esperanza sobrevuela, y, como Machado, también Paco Mateos camina, avanza, descubre y abre las puertas del mañana en el poema «Sin mirar atrás», y decide aventurarse en «Tendremos que seguir arriesgando el corazón».

Pero, como poeta, y como poeta andaluz, no pueden faltar en sus versos referencias a los temas universales del paso del tiempo, de la muerte, de lo efímero de la vida, de qué dejaremos cuando hayamos muerto, o ese recuerdo al poema quevedesco en versión más castiza del amor más allá de la muerte a través de unas soleares: «Ni tan siquiera la muerte / me apartará de tu lado, / siendo su poder tan fuerte».

Sobre la forma, aunque hay influencias de los distintos palos flamencos (hay soleares, hay rondeñas, hay siguiriyas; hay tarantas, fandangos, cantiñas, malagueñas) y de otro tipo de canciones, como el bolero, asoma en A la sombra de Abril una gran variedad de metros, con tendencia al verso corto y a la libertad; con imágenes de luz, de campo, de flores, de olivos, pero también de agua en sus distintas formas: como lluvia de la nostalgia, como manantial que calma, como mar que es símbolo del infinito y también de la mujer («La mar es una mujer», afirma en un poema); con hipérboles andaluzas como la que adorna una de sus soleares («Tan grande como es el sol / y el brillo de tu mirada, / de pronto, me lo borró»); con creación de términos que deberían existir para expresar que Abril, el mes que preside al libro, que preside Andalucía y el ánimo en continuo renacimiento del poeta, «primaverea»; con una canción de sonidos acompañando a la luz: el sonido de la risa, el del agua de las fuentes implicando todos los sentidos en una poesía sinestésica y clara que dice «En tu boca se agrupaban las islas / y era verde tu voz», pues el verde, quizás el de los olivos, es una constante en sus poemas. O con juegos de palabras («En tu cuerpo naufragué. / Madrugada marejada. En tus brazos me abrasé»), con antítesis como al describirnos «Sierpes bulliciosa y sorda», con aforismos verdaderos al recordarnos que «siempre el amor se va, / el dolor se queda», con enumeraciones rápidas y minuciosas...

En fin, un bocado de Sur que tendremos la oportunidad de disfrutar en la presentación del día 30 de junio en la Biblioteca de Bormujos, a las 19:30, en un acto al que os invitamos desde aquí a participar.

Elena Marqués

Paco Mateos (Lora de Estepa, 1953) descubrió a Bécquer a los catorce años y a Machado a los dieciséis. Desde entonces no ha parado de escribir. Es autor de los libros de poemas Al sur del corazón, El alba rumorosa, Del color de las nubes y Las cuatro esquinas del tiempo; y ha participado en algunas antologías, como Hoy es siempre todavía, un libro con fines solidarios bajo los auspicios de la asociación Humanismo Solidario; la antología producto del IV Encuentro de Poetas de Sierra Morena, o NEcesarias PALabras, lo que nos dar una idea de la participación activa y comprometida de Paco Mateos en la vida cultural andaluza y en distintos encuentros poéticos internacionales, como los que se celebran en Úbeda y en Moguer.

A la sombra de Abril

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más

La acústica de los iglús

Por circunstancias que prefiero no contar, porque me dejarían en ridículo, no he leído La acústica de los iglús hasta hace unos días. Y, aunque había escuchado magníficas críticas sobre la ópera prima de Almudena Sánchez, que quedó finalista en premios tan prestigiosos como el Ojo Crítico y el...
Leer más

Las voladoras

Conocí a Mónica Ojeda a través de Mandíbula. Y, si bien ya entonces me pareció una solvente novelista, como cuentista me parece algo extraordinario. Ubicada, según ella misma se define, en la línea investigadora del gótico andino, Ojeda nos regala en Las voladoras ocho relatos atravesados por la...
Leer más

Mi niñera fue la bruja Avería

Con Mi niñera fue la bruja Avería nos enfrentamos, más que a un libro de poemas, a una forma de estar en el mundo. Yo diría, más bien, a una forma de expresar el malestar con el mundo, donde su autora dice naufragar pues (y utilizo sus propias palabras), al parecer, «la deriva no termina nunca». Yo...
Leer más

Naturaleza

En un libro, todo debe significar, y las cinco citas elegidas como preludio a Naturaleza, primer poemario de José Iglesias, nos dan muchas pistas de lo que vamos a encontrar en él. Ya aviso que, en contra de lo que anuncia el título, no hay flores ni árboles aquí, ni atardeceres, ni la presencia...
Leer más