¿Qué hizo Bill Murray para salir del bucle?

¿No os da la sensación de que vivimos atrapados en un único día que se repite ad infinitum? ¿No escucháis en las noticias las mismas expresiones una y otra vez como si el diccionario hubiera sido el primer libro quemado en la distopía de Bradbury? ¿No os cansan los cordones sanitarios que se establecen entre sí los políticos para controlar alguna plaga que en realidad solo pueden ser ellos mismos? ¿No os aburrieron este fin de semana las veces en que se entregó una presea a Ona Carbonell en vez de la medalla de toda la vida? ¿Tan poco originales somos, tan perezosos, que no somos capaces ni siquiera de tirar de un repertorio de sinónimos o plantearnos lo correcta que pueda ser una metáfora, o al menos el pobre efecto que causa después de repetirla hasta la saciedad y llevarla al límite de sus posibilidades expresivas? ¿No os alarma que en los informativos de Antena 3 exista una sección titulada «La España despoblada» y que, si cogéis un libro de Azorín, leáis el mismo paisaje desolado dibujado hace más de un siglo? ¿No os parece demencial que se planteen como probables unas nuevas elecciones y que tengamos que volver a soportar retahílas de promesas, incitaciones a votar porque si no de qué te quejas, y los mismos discursos y estupideces para seguir en un continuo desgobierno? ¿No os asusta escuchar el mismo lenguaje que en los años previos a la guerra civil? ¿Alguien recuerda, por favor, qué hizo Bill Murray para escapar del día de la marmota más o menos ileso y poder hacer películas con Wes Anderson para regocijo de unos cuantos?

Posiblemente es que necesite unas vacaciones y por eso enumero estas catástrofes. No porque el tiempo de relax me vaya a hacer ver la realidad de otra manera más positiva, sino porque es el periodo (escaso, para mi gusto) en que se te permite olvidarte de lo que no-ocurre sin que te echen en cara tu desinterés por cordones sanitarios, amenaza de elecciones y otras marmoteces. Y eso que la naturaleza tiene también algo inamovible, visos de eternidad, por mucho río fluyente heraclitano que te salga al paso. Pero esa es, al fin y al cabo, su esencia cíclica, frente a la del hombre, cuya trayectoria debería ir siempre hacia delante, no ya solo en aras del progreso, sino para que el aburrimiento no lo mate, el tedio no le envenene la sangre, el hastío vital no lo lleve a morirse de indiferencia.

En fin, que, como siempre, aquí me hallo, cansada de estar cansada, al borde del bostezo y/o de buscar mi Flecha, no sé si junto al Tormes, como la de fray Luis, o frente a un regato cualquiera, para vivir un día distinto al que me brindan los informativos, las redes sociales y esa obligada rueda en la que andamos subidos desde que el mundo es mundo.

 

Elena Marqués

¿Qué hizo Bill Murray para salir del bucle?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más

"Al final del miedo", de Cecilia Eudave, o cómo sortear el vacío

Hace poco, en una charla con cuentistas de la talla de Andrés Neuman, Antonio Ortuño, Eloy Tizón y José Ovejero, alguno de los asistentes se interesó por la fórmula para trabajar un libro de relatos, si estos podían ser independientes o era recomendable (aunque nunca hay reglas, eso está claro)...
Leer más

Salir, salir, salir...

Soy especialista en tristezas. En ocultarlas. En intentar sortearlas. Como buena (o mala) parte de la humanidad, he tomado Prozac. Me he sentido sobrepasada por las circunstancias. Con absolutas ganas de morirme. Pero posiblemente, aunque lo hubiera intentado, no habría sido capaz de escribir un...
Leer más

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más