¿Qué hizo Bill Murray para salir del bucle?

¿No os da la sensación de que vivimos atrapados en un único día que se repite ad infinitum? ¿No escucháis en las noticias las mismas expresiones una y otra vez como si el diccionario hubiera sido el primer libro quemado en la distopía de Bradbury? ¿No os cansan los cordones sanitarios que se establecen entre sí los políticos para controlar alguna plaga que en realidad solo pueden ser ellos mismos? ¿No os aburrieron este fin de semana las veces en que se entregó una presea a Ona Carbonell en vez de la medalla de toda la vida? ¿Tan poco originales somos, tan perezosos, que no somos capaces ni siquiera de tirar de un repertorio de sinónimos o plantearnos lo correcta que pueda ser una metáfora, o al menos el pobre efecto que causa después de repetirla hasta la saciedad y llevarla al límite de sus posibilidades expresivas? ¿No os alarma que en los informativos de Antena 3 exista una sección titulada «La España despoblada» y que, si cogéis un libro de Azorín, leáis el mismo paisaje desolado dibujado hace más de un siglo? ¿No os parece demencial que se planteen como probables unas nuevas elecciones y que tengamos que volver a soportar retahílas de promesas, incitaciones a votar porque si no de qué te quejas, y los mismos discursos y estupideces para seguir en un continuo desgobierno? ¿No os asusta escuchar el mismo lenguaje que en los años previos a la guerra civil? ¿Alguien recuerda, por favor, qué hizo Bill Murray para escapar del día de la marmota más o menos ileso y poder hacer películas con Wes Anderson para regocijo de unos cuantos?

Posiblemente es que necesite unas vacaciones y por eso enumero estas catástrofes. No porque el tiempo de relax me vaya a hacer ver la realidad de otra manera más positiva, sino porque es el periodo (escaso, para mi gusto) en que se te permite olvidarte de lo que no-ocurre sin que te echen en cara tu desinterés por cordones sanitarios, amenaza de elecciones y otras marmoteces. Y eso que la naturaleza tiene también algo inamovible, visos de eternidad, por mucho río fluyente heraclitano que te salga al paso. Pero esa es, al fin y al cabo, su esencia cíclica, frente a la del hombre, cuya trayectoria debería ir siempre hacia delante, no ya solo en aras del progreso, sino para que el aburrimiento no lo mate, el tedio no le envenene la sangre, el hastío vital no lo lleve a morirse de indiferencia.

En fin, que, como siempre, aquí me hallo, cansada de estar cansada, al borde del bostezo y/o de buscar mi Flecha, no sé si junto al Tormes, como la de fray Luis, o frente a un regato cualquiera, para vivir un día distinto al que me brindan los informativos, las redes sociales y esa obligada rueda en la que andamos subidos desde que el mundo es mundo.

 

Elena Marqués

¿Qué hizo Bill Murray para salir del bucle?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más