¿Más sobre la corrección?

Cuesta trabajo hacer entender a determinadas personas que no lo saben todo. Más en este ámbito de la escritura, en el que el hecho de conocer el abecedario parece que ya te convierte en letrado.

    Recibir correcciones lingüísticas y ortotipográficas cuesta tanto como que no se aceptan. Ni siquiera cuando quien escribe demuestra tener serios problemas con el diccionario. Una larga trayectoria en el oficio, una carrera a las espaldas, unos estudios específicos posteriores, nada de eso sirve para que se deje asesorar. Si alguien quiere decir, por ejemplo, que lleva mucho tiempo cavilando en algo, no se te ocurra sugerirle que mejor que cavile sobre ese algo, que su pensamiento rendirá bastante más. Si alguien considera que es más elegante encauzar las manifestaciones que encabezarlas, pues ancha es Castilla. No seré yo quien ponga los puntos sobre las íes. Si en el trabajo el letrado de turno decide que la referencia a la ley, en cualquier contexto, ha de realizarse sobre el podio de la mayúscula, pues así va a ser. Faltaría.

Por eso esta semana os regalé en Facebook una frase de Ortega. La repetía un compañero mío que no por casualidad era corrector de textos. «El esfuerzo inútil conduce a la melancolía». Parece, además, que esto es un trabajo que cualquiera puede hacer, y que no provoca cansancio. Que se solventa en un ratito. Sumando ratitos de esos, en los que me he ocupado de textos ajenos con el resultado melancólico que hoy me aflige, podía haber escrito la enciclopedia británica dos veces.

    Pero, como no me voy a dejar amilanar por sentimiento negativo alguno venga de donde venga, prefiero terminar esta queja con unos haikus primaverales que encontré el otro día por casualidad. Por supuesto, doy permiso a los expertos en poesía japonesa para que me los tiren por tierra. No voy a caer en lo mismo que estoy criticando. Faltaría. También.

 

Agua en la fuente.

Por el cielo navegan

los petirrojos.

 

Filtra el ramaje

un revuelo de trinos.

Olor a infancia.

 

Las hojas cantan

y su envés apacigua

la luz al párpado.

 

Alzan el vuelo

las palomas del parque.

Blanca es la brisa.

 

Sueña el estío

con jirones de nube.

La arena tiembla.

 

En la mañana,

visten de oro y semillas

los girasoles.

 

Con paso quedo

la arboleda derrama

sueño y rocío.

 

Entre adoquines

se revelan las briznas.

La ciudad sueña.

 

Elena Marqués

 

¿Más sobre la corrección?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El padre-hijo (de Sharon Olds)

Nunca me he atrevido a reseñar a Iván Onia. La razón es bien simple. No hay que leer lo que alguien, sorprendido e incapaz de transmitir mínimamente la punta del asombro, dice sobre Iván. Hay que leer a Iván, cada uno de sus libros. Hay que escucharlo. A mí me gusta verlo en directo, con su acento...
Leer más

No entres dócilmente en esa noche quieta

No sé si adentrarse en un autor con tan larga trayectoria a partir de su última publicación sea lo más adecuado. Ignorar su obra anterior, la que lo ha conducido hasta aquí, priva de herramientas para conocerlo, para contextualizarlo, para analizarlo. Sin embargo, sospecho que este No entres...
Leer más

El loco de la calle

Con Sevilla como protagonista, inmortalizada en un barrio popular en torno a una inexistente pero simbólica plaza Cervantes (quién sino el creador del más insigne cuerdo de la literatura para presidir estas narraciones) que se extiende, como un pequeño y universal microcosmos, bajo un mismo cielo,...
Leer más

Keith Landdon. Memorias no autorizadas

Entre las últimas novedades literarias, donde siempre se cuela algún texto primerizo que jamás debería haberse publicado, he tenido la enorme fortuna de encontrarme con Raül Vaca Rey y su Keith Landdon. Memorias no autorizadas; una novela sincera, innovadora, arriesgada, tanto en su formato como en...
Leer más

Ai(m)ée

Tras la imagen del mudo grito que preside la cubierta del libro, diseñada por el mismo Florencio Luque quién sabe si para retratar a la protagonista de este poemario, se reproduce el quejido en sí de la voz poética: un soliloquio ante el oído del psicoanalista en que el lector quisiera convertirse....
Leer más

Secreta luz

Treinta poemas. Treinta poemas bastan para comprobar que Victoria León no solo domina la poesía y conoce la tradición poética (el ritmo clásico de endecasílabos, heptasílabos y alejandrinos, así como las referencias a Dante en el título de uno de los poemas, más otras alusiones grecolatinas en...
Leer más

Los ojos vendados

Con Los ojos vendados inicio mi aproximación a la escritora estadounidense Siri Hustvedt. Se trata, además, de su ópera prima, publicada en 1992 y reeditada recientemente por Seix Barral. De hecho, algunos elementos con los que he tropezado en su lectura me parecen un poco bisoños (detecto cierto...
Leer más

El año de la luna azul

Tras Cartas a Siracusa (Arcopress, 2015), Lucía Feliu regresa a la escena literaria con un nuevo thriller que nos sumerge en una acción trepidante desde las primeras líneas. De hecho, comienza Feliu la narración in media res, en un punto especialmente intrigante en el desarrollo de la historia,...
Leer más

La memoria donde ardía

Aunque la cita de Antonio Porchia «Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo» precede al primero de los cuentos de La memoria donde ardía (Páginas de Espuma, 2019), bien podía servir de frontispicio al corpus completo del último libro de Socorro Venegas; un volumen atravesado por...
Leer más

Áspera seda de la muerte

Que vamos a adentrarnos en una «historia sobre mujeres» lo anuncia el escueto preámbulo con que se inicia el último libro de Francisco Gallardo, Áspera seda de la muerte, obra con la que obtuvo el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz, así como que se nos recluirá en un espacio amurallado (buena...
Leer más