¿Más sobre la corrección?

Cuesta trabajo hacer entender a determinadas personas que no lo saben todo. Más en este ámbito de la escritura, en el que el hecho de conocer el abecedario parece que ya te convierte en letrado.

    Recibir correcciones lingüísticas y ortotipográficas cuesta tanto como que no se aceptan. Ni siquiera cuando quien escribe demuestra tener serios problemas con el diccionario. Una larga trayectoria en el oficio, una carrera a las espaldas, unos estudios específicos posteriores, nada de eso sirve para que se deje asesorar. Si alguien quiere decir, por ejemplo, que lleva mucho tiempo cavilando en algo, no se te ocurra sugerirle que mejor que cavile sobre ese algo, que su pensamiento rendirá bastante más. Si alguien considera que es más elegante encauzar las manifestaciones que encabezarlas, pues ancha es Castilla. No seré yo quien ponga los puntos sobre las íes. Si en el trabajo el letrado de turno decide que la referencia a la ley, en cualquier contexto, ha de realizarse sobre el podio de la mayúscula, pues así va a ser. Faltaría.

Por eso esta semana os regalé en Facebook una frase de Ortega. La repetía un compañero mío que no por casualidad era corrector de textos. «El esfuerzo inútil conduce a la melancolía». Parece, además, que esto es un trabajo que cualquiera puede hacer, y que no provoca cansancio. Que se solventa en un ratito. Sumando ratitos de esos, en los que me he ocupado de textos ajenos con el resultado melancólico que hoy me aflige, podía haber escrito la enciclopedia británica dos veces.

    Pero, como no me voy a dejar amilanar por sentimiento negativo alguno venga de donde venga, prefiero terminar esta queja con unos haikus primaverales que encontré el otro día por casualidad. Por supuesto, doy permiso a los expertos en poesía japonesa para que me los tiren por tierra. No voy a caer en lo mismo que estoy criticando. Faltaría. También.

 

Agua en la fuente.

Por el cielo navegan

los petirrojos.

 

Filtra el ramaje

un revuelo de trinos.

Olor a infancia.

 

Las hojas cantan

y su envés apacigua

la luz al párpado.

 

Alzan el vuelo

las palomas del parque.

Blanca es la brisa.

 

Sueña el estío

con jirones de nube.

La arena tiembla.

 

En la mañana,

visten de oro y semillas

los girasoles.

 

Con paso quedo

la arboleda derrama

sueño y rocío.

 

Entre adoquines

se revelan las briznas.

La ciudad sueña.

 

Elena Marqués

 

¿Más sobre la corrección?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

La noche que Luis nos hizo hombres

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la famosa frase de «el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo. Por eso se llama presente». Yo confieso que la escuché en la primera parte de la película infantil Kung Fu Panda, en boca del anciano maestro Oogway, famoso por su sabiduría, como...
Leer más

La nostalgia de la Mujer Anfibio

Que Galicia tiene magia es un hecho, una realidad. Si es que magia y realidad pueden conjugarse en una misma oración sin que despierte extrañeza. Aún recuerdo una ruta hace años, a través de las fragas del Eume, hasta Caaveiro. Las vistas desde un puente desde el que se entreveía el monasterio. Y...
Leer más

Canto a quien

Nadie sabe qué es la hierba, Iván. No hace falta que nos lo recuerdes con una cita de Whitman, de quién si no, para anunciar este último libro que es tan tuyo como del americano de las barbas largas y el canto enfervorizado y anchísimo. La hierba, sí. La hierba. Los científicos dirán lo que crean...
Leer más

Algunos animales y un árbol

Bajo la denominación Algunos animales y un árbol podría caber cualquier contenido, especialmente de corte ecológico. Aunque a mí, bromas del subconsciente, este título me ha recordado a otro por igual curioso y que dio mucho que hablar: el del documental de 2017, grabado por el actor español...
Leer más

En el iris el tiempo

No vamos a quejarnos de los últimos años porque todos tenemos motivos para hacerlo. La vida se nos ha puesto patas arriba, irreconocible. Y nosotros mismos hemos cambiado. No solo en costumbres, sino también en carácter. Una de las consecuencias de este desbarajuste, tanto colectivo como...
Leer más

En el río trenzado

Pasamos la vida salvando encrucijadas y planteándonos si habremos acertado en la elección. Dos conjunciones juntas, la copulativa «y» y la condicional «si», que, bajo ese aspecto insignificante, entrañan un gran peligro. Yo misma (pero quién no, diréis) incluí una reflexión acerca de eso en mi...
Leer más

Beernes

En estos tiempos crispados, en que te cruzas con alguien y te saluda directamente con un «pues anda que tú», se hace más necesario que nunca reivindicar el humor. Por eso me declaro hater de aquel fraile de El nombre de la rosa partidario de envenenar a todo el que osara leer el libro de...
Leer más

Todo lo que crece. Naturaleza y escritura

No recuerdo cuándo, ni dónde, aunque sospecho que fue en una de esas entradas facebookianas con las que de vez en cuando me entretengo, leí un acertado comentario sobre el arte de escribir contracubiertas y solapas, entendiendo en este caso el término «arte» en la cuarta acepción del diccionario,...
Leer más

El sintonizador

Ayer, cuando andaba planificando mi entrada de hoy, me enviaron vía WhatsApp un vídeo de lo más inquietante. Un tipo con barbas y excelente dicción explicaba las infinitas posibilidades de la inteligencia artificial. Y lo hacía a través de un ejemplo en el que prestaba su voz a un avatar con su...
Leer más

Las calles del tiempo

Aunque muchas veces los lectores afirmamos que nos gusta meternos en los libros para viajar lejos, más allá de nuestras fronteras, sucumbimos con mayor facilidad a sus historias cuando estas transcurren por nuestros espacios más queridos. Como si, al pasear los ojos por las páginas, camináramos de...
Leer más