¿Más sobre la corrección?

Cuesta trabajo hacer entender a determinadas personas que no lo saben todo. Más en este ámbito de la escritura, en el que el hecho de conocer el abecedario parece que ya te convierte en letrado.

    Recibir correcciones lingüísticas y ortotipográficas cuesta tanto como que no se aceptan. Ni siquiera cuando quien escribe demuestra tener serios problemas con el diccionario. Una larga trayectoria en el oficio, una carrera a las espaldas, unos estudios específicos posteriores, nada de eso sirve para que se deje asesorar. Si alguien quiere decir, por ejemplo, que lleva mucho tiempo cavilando en algo, no se te ocurra sugerirle que mejor que cavile sobre ese algo, que su pensamiento rendirá bastante más. Si alguien considera que es más elegante encauzar las manifestaciones que encabezarlas, pues ancha es Castilla. No seré yo quien ponga los puntos sobre las íes. Si en el trabajo el letrado de turno decide que la referencia a la ley, en cualquier contexto, ha de realizarse sobre el podio de la mayúscula, pues así va a ser. Faltaría.

Por eso esta semana os regalé en Facebook una frase de Ortega. La repetía un compañero mío que no por casualidad era corrector de textos. «El esfuerzo inútil conduce a la melancolía». Parece, además, que esto es un trabajo que cualquiera puede hacer, y que no provoca cansancio. Que se solventa en un ratito. Sumando ratitos de esos, en los que me he ocupado de textos ajenos con el resultado melancólico que hoy me aflige, podía haber escrito la enciclopedia británica dos veces.

    Pero, como no me voy a dejar amilanar por sentimiento negativo alguno venga de donde venga, prefiero terminar esta queja con unos haikus primaverales que encontré el otro día por casualidad. Por supuesto, doy permiso a los expertos en poesía japonesa para que me los tiren por tierra. No voy a caer en lo mismo que estoy criticando. Faltaría. También.

 

Agua en la fuente.

Por el cielo navegan

los petirrojos.

 

Filtra el ramaje

un revuelo de trinos.

Olor a infancia.

 

Las hojas cantan

y su envés apacigua

la luz al párpado.

 

Alzan el vuelo

las palomas del parque.

Blanca es la brisa.

 

Sueña el estío

con jirones de nube.

La arena tiembla.

 

En la mañana,

visten de oro y semillas

los girasoles.

 

Con paso quedo

la arboleda derrama

sueño y rocío.

 

Entre adoquines

se revelan las briznas.

La ciudad sueña.

 

Elena Marqués

 

¿Más sobre la corrección?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Nunca debiste atravesar esos parajes

«Dicen que matar a una persona no es sencillo. De mis primeras clases recuerdo aquello de que el asesinato es una interacción entre el criminal y su víctima. Cuando vienes de una familia como la mía, la muerte adquiere un carácter cotidiano, tanto como el de la fruta o las pantallas de...
Leer más

De Homero y otros dioses

El año que se apaga, si dejamos a un lado crisis y pandemia, que no sé hasta qué punto es eso posible, se ha convertido en una continua celebración para dos filólogas llamadas como mi primogénita. No pasa una sola semana sin que salte el nombre de una de ellas en medios y redes, ya sea por verse...
Leer más

Trigo limpio

La verdad es que no sé por dónde empezar. Porque la novela ganadora del Premio Biblioteca Breve 2021 es tan ambiciosa, compleja y a la vez hipnótica que todo lo que diga en estas pocas líneas no alcanzará a explicar ni levemente lo que he experimentado en el camino. Simplificando mucho, Trigo...
Leer más

La hija del barquero

Con lo mucho que me gusta huir de la realidad, con lo que me apetece siempre tirar de la imaginación e inmiscuirme en vidas muy distintas a la mía a través de la ficción, últimamente solo me rondan proyectos biográficos. Que no se me malinterprete. Parece que he arrancado con una queja, o una...
Leer más

Días extravagantes

Desde la palabra «Existo» con que se inicia la novela Días extravagantes, de la escritora sevillana María del Monte Vallés, uno ya se pone en guardia. Y más aún al enfrentarse a la descripción del espacio en el que esa voz narradora dice existir, que parece una campana de laboratorio, un lugar...
Leer más

Rebecca

«Anoche soñé que volvía a Manderley». No sé si podría considerarse un comienzo digno de esas célebres listas que recogen los mejores arranques novelísticos, pero sí creo que continúa siendo uno de los más conocidos en la historia de la literatura y del cine. Y es que muchos lo escucharemos...
Leer más

El aire de Chanel

Que a mí el mundo de la moda me interesa más bien poco no tengo ni que decirlo. Basta verme andar por esas calles de Dios con pantalones heredados de mis hijas, camisetas agujereadas por el gato y el pelo siempre cortado y/o recogido en función exclusivamente de mi comodidad. Los zapatos, ni los...
Leer más

Yo, mentira

«Antes observaba los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos y me asustaban esas parejas que no hablaban entre sí. Solía reírme de ellas para disimular. Ahora, en el nuestro, la única voz que suena por encima de la radio es la del GPS palpitando desde los altavoces». Con estas palabras...
Leer más

Historia de una novela

Que Thomas Wolfe es uno de los escritores más grandes del siglo xx nadie lo pone en duda. Que es posible conocerlo más o menos bien a través de su obra, extensa a pesar de su corta vida, tampoco se nos esconde. («Como ya he dicho, tengo la convicción de que todo trabajo creativo serio debe ser en...
Leer más

Eterno amor

Que el manejo de la brevedad es un don lo estoy comprobando en estos días. Y que la concentración poética solo puede ser beneficiosa para un texto como este. Es admirable la forma de encerrar, en unos pocos términos bien elegidos, todo un universo; de describir, por ejemplo, con cuatro pinceladas...
Leer más