Sonata cósmica

Posiblemente queden ya pocas editoriales como Corona del Sur. Nacida en 1980, con más de mil quinientos títulos a sus espaldas, cuida sus piezas como si fueran obras de artesanía y selecciona bien lo que sale de sus prensas.

Con Sonata cósmica, reedición del primer libro del reconocido poeta Francisco Peralto que recorre los años 1968-1973, inicia una nueva colección, «La botella del náufrago», y rescata para nosotros una voz que causa estupefacción por su singularidad y la riqueza de sus imágenes.

Las incursiones del malagueño en la poesía visual y sus conocimientos de las posibilidades tipográficas del verso y la palabra se muestran en estas escasas páginas que contienen todo un universo plástico y lúdico, donde las sílabas se escalonan y dibujan profundidades por las que el lector desciende acompañado por una segunda persona que recomienda «no digáis palabras vanas», que encuentra la paz en los campos de la infancia de olivos y juncos y en la lucha solitaria en honor de Cavafis cuando confirma «sigo combatiendo».

La desesperanza, la «soez desesperación», el «temor horrendo / al supremo destino», lo decolora de un «Soplo» y afirma «Estamos muertos» en una realidad cotidiana que no es sino bajeza y desolación («Esa es la soledad que siento / al verme rodeado del vacío», donde «Lo nuevo es lo mejor» y los museos recogen la historia ya cadáver.

Poesía cósmica, dividida en cuatro partes como su correlato musical, se abre en su segundo movimiento en flores de alucinación y de cadmio «en los confines del espacio-tiempo / en una ignota galaxia». Adjetivos ásperos y lóbregos (hojas secas, jardines oscuros), términos que nunca esperaríamos en un poema (átomos vic, pteredalticus albinos), brotan y giran «por el insondable abismo» a la par que el hombre de Neanderthal y sus enterramientos.

Así, la tercera parte se levanta sobre cipreses que se alimentan en los camposantos de los desechos del hombre, «Cruces del cementerio», «Titanes poderosos» de El Romeral y Menga... Y todo nos recuerda nuestra condición temporal, nuestra suerte de viajeros por un espacio infinito de energías y monstruos que termina, como un nuevo fragmento del cosmos, de basura celeste, encapsulado en un «Féretro espacial» como un barco fantasma a la deriva...

Elena Marqués

Francisco Peralto (Málaga, 1942)

Fanático de los libros, poeta versal y experimental, narrador, ensayista, crítico literario e investigador, estudió Artes Gráficas en Málaga y recibió diversos premios en el campo de la encuadernación y el diseño. En 1964 creó la base de su imprenta artesanal y en 1965 publicó su primera novela. En 1973 inició la edición de sus colecciones de libros y revistas y en 1974 su primer artículo sobre poesía visual.

Sonata cósmica

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Velocidad de los jardines

Casi treinta años después de su publicación, aún seguimos leyendo Velocidad de los jardines; un libro inaugural de lo que el mismo autor denomina «postcuento» o «anticuento» o un lugar donde se superan fórmulas gastadas y se abren ventanas con vistas a. Un experimento exitoso. Se inicia este...
Leer más

Apuntes del natural

Se diría, por el nombre del poemario, que en Apuntes del natural la escritora sotileña Lola Almeyda ha decidido cambiar de armas. Es obvio que no, que sigue empleando la de la palabra. Pero esta vez se le antoja erigirse en creadora y arquitecta; en diosa (aunque «nunca quise ser Dios», pues conoce...
Leer más

La pared del caracol

Desde el principio, el título del nuevo libro de Ana Isabel Alvea me enfrentó a una curiosidad, más que a un misterio. Es lo que tienen las anfibologías. ¿A qué se refiere con La pared del caracol? ¿Al muro que gana el gasterópodo con exasperante lentitud y paciencia, a la tapia por la que resbala...
Leer más

El camino imperfecto

Hace poco, en la consulta del Doctor Goodfellow, mostré mi entusiasmo (creo que lo llamé directamente «enamoramiento») por la escritura del portugués José Luís Peíxoto, en concreto por su Autobiografía; un libro con fondo y hechuras saramaguianos que me hizo disfrutar mucho entre las «estrechas»...
Leer más

Después de muchos inviernos

«Nada empieza en el punto donde creemos que empieza. Las cosas siempre vienen de algún momento anterior, lejos de nosotros, y terminan en un futuro que ni siquiera sospechamos». Hace poco compartí en redes estas palabras de Marian Izaguirre porque creía haber leído algo parecido en algún sitio. Y...
Leer más

Antes del Paraíso

«A mi padre, a mi madre, les faltaba alguna cosa». No es que esta frase sea una de las más brillantes del libro, pero si la traigo aquí, a esta ventana, es porque estoy segura de que a todos nos falta más de una cosa (por eso, como el padre de Jorge en el primer relato, escribimos y, sobre todo,...
Leer más

Bajamares

Por una vez voy a empezar por el principio: por los paratextos que anteceden esta alucinante y alucinada Bajamares de Antonio Tocornal. Porque si las citas de Rulfo y Cristóbal Serra nos sugieren que habremos de sumergirnos en un tiempo y en un espacio profundamente oníricos, la de Francisco de...
Leer más

Animales del parque

Animales del parque, segundo libro de cuentos de Mila Guerrero, se inicia con unas palabras preliminares de la propia autora sobre lo que habrá de venir. Y, si bien nos avisa de que hablará de padres y madres, de las angustias y sinsabores (junto a, también, la extrema felicidad, todo hay que...
Leer más

Manifiesto por la lectura

El opúsculo Manifiesto por la lectura, del fenómeno literario (entiéndase en el buen sentido) Irene Vallejo, fue concebido como preámbulo de un Pacto por el Libro demandado por el sector. Algo que dice mucho de nuestro país, que haya que incitarnos a sumergirnos en un texto y recordar las múltiples...
Leer más

La forastera

Que la protagonista de la narración va a ser una mujer enfrentada a un problema (¿les parece poco la lucha por la supervivencia?) ya lo anuncia el título. Su historia, la historia de Angie, es narrada en primera persona, en un expresivo presente[1] en el que la acompañamos sin darnos cuenta. Con un...
Leer más