Sonata cósmica

Posiblemente queden ya pocas editoriales como Corona del Sur. Nacida en 1980, con más de mil quinientos títulos a sus espaldas, cuida sus piezas como si fueran obras de artesanía y selecciona bien lo que sale de sus prensas.

Con Sonata cósmica, reedición del primer libro del reconocido poeta Francisco Peralto que recorre los años 1968-1973, inicia una nueva colección, «La botella del náufrago», y rescata para nosotros una voz que causa estupefacción por su singularidad y la riqueza de sus imágenes.

Las incursiones del malagueño en la poesía visual y sus conocimientos de las posibilidades tipográficas del verso y la palabra se muestran en estas escasas páginas que contienen todo un universo plástico y lúdico, donde las sílabas se escalonan y dibujan profundidades por las que el lector desciende acompañado por una segunda persona que recomienda «no digáis palabras vanas», que encuentra la paz en los campos de la infancia de olivos y juncos y en la lucha solitaria en honor de Cavafis cuando confirma «sigo combatiendo».

La desesperanza, la «soez desesperación», el «temor horrendo / al supremo destino», lo decolora de un «Soplo» y afirma «Estamos muertos» en una realidad cotidiana que no es sino bajeza y desolación («Esa es la soledad que siento / al verme rodeado del vacío», donde «Lo nuevo es lo mejor» y los museos recogen la historia ya cadáver.

Poesía cósmica, dividida en cuatro partes como su correlato musical, se abre en su segundo movimiento en flores de alucinación y de cadmio «en los confines del espacio-tiempo / en una ignota galaxia». Adjetivos ásperos y lóbregos (hojas secas, jardines oscuros), términos que nunca esperaríamos en un poema (átomos vic, pteredalticus albinos), brotan y giran «por el insondable abismo» a la par que el hombre de Neanderthal y sus enterramientos.

Así, la tercera parte se levanta sobre cipreses que se alimentan en los camposantos de los desechos del hombre, «Cruces del cementerio», «Titanes poderosos» de El Romeral y Menga... Y todo nos recuerda nuestra condición temporal, nuestra suerte de viajeros por un espacio infinito de energías y monstruos que termina, como un nuevo fragmento del cosmos, de basura celeste, encapsulado en un «Féretro espacial» como un barco fantasma a la deriva...

Elena Marqués

Francisco Peralto (Málaga, 1942)

Fanático de los libros, poeta versal y experimental, narrador, ensayista, crítico literario e investigador, estudió Artes Gráficas en Málaga y recibió diversos premios en el campo de la encuadernación y el diseño. En 1964 creó la base de su imprenta artesanal y en 1965 publicó su primera novela. En 1973 inició la edición de sus colecciones de libros y revistas y en 1974 su primer artículo sobre poesía visual.

Sonata cósmica

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Contra la España vacía (que no contra España)

«Entiendo mis libros como parte de un esfuerzo centenario por explicar el país en el que vivo», comenta Del Molino en su introducción a Contra la España vacía. Muchas vidas le harían falta al escritor y periodista aragonés para poner algo en claro. Aunque pienso que en este último ensayo disipa...
Leer más

Aunque pensemos como Celaya

La entrada en un nuevo año siempre resulta ilusionante. No pregunten por qué, pero tendemos a celebrar un simple giro en el calendario como si fuera a traer la solución definitiva a nuestros asuntos. (Léase al respecto el primer poema de este libro que pretendo reseñar). Pero en esta ocasión el...
Leer más

¿Por qué no te callas?

En un mundo lleno de ruido, bien nos viene que alguien, de vez en cuando, nos haga callar. Porque posiblemente muchos de nosotros, pseudoescritores, pseudopoetas, casi pseudópodos en muchos aspectos por eso de arrastrarnos para que nos echen cuenta, somos los que más sobramos en esto de escribir y...
Leer más

Canción. Noticia de un secuestro (y II)

Conocí a Eduardo Halfon a través de su libro de relatos El boxeador polaco y la recomendación de mi amigo Carlos Torrero. Andábamos (o todo lo contrario) confinados por la pandemia y su lectura me permitió viajar entre Belgrado y la música de Milan Ravic, entre el Halfon escritor y el Eduardo...
Leer más

Dicen los síntomas o la corporeidad del lenguaje

A los hipocondriacos cada síntoma debe presentárseles como una verdadera maldición. Para ellos, cualquier tipo de señal del cuerpo, más que decir, más que hablar, les grita cosas terribles, los aproxima irremediablemente a la muerte. Y a la muerte en una habitación de hospital espera la...
Leer más

Nunca sabrás quién fui. Jugando al quién es quién

Quienes me conocen, si es posible conocer a alguien de verdad (y ahí lo dejo), saben de mi afición por los malabares literarios, mi inclinación por lo metaficticio y lo autorreferencial, por los límites y cómo traspasarlos. Porque, como muchos, estoy convencida de que nuestra vida, también la de...
Leer más

Lanzarse a «El agua del buitre»

Como muchos de los que braceamos desde hace años en este piélago de la escritura sin demasiado éxito, me considero un ejemplo de buena perdedora. Así que el hecho de que El agua del buitre, el último libro de cuentos de Andrés Ortiz Tafur, vaya dedicado en cuerpo y alma «A los que...
Leer más

La casa de los gatos

Conocí a Gregorio Verdugo en una tertulia literaria. En «nuestra» tertulia, que es también, y/o sobre todo, una reunión de amigos. Gente que se congrega en torno al «vicio» común de la Literatura. Gente que lee y (alguna) escribe. Todos esperamos de un escritor que cada libro que presente sea mejor...
Leer más

Cenizas y rosas

Escribir sobre el duelo, sobre perder a un padre y sentir al fin el significado de la palabra orfandad, no creo que sea fácil. Y mucho menos si lo que se propone la autora es, además, dejar constancia del más o menos largo tiempo previo en que la vejez impone su exasperante lentitud, sus múltiples...
Leer más

Días de redención

«Los recuerdos se complacen en visitarnos / a su capricho». Así se inicia el poema «María», de Días de redención; un libro en el que de nuevo escuchamos la voz clara a la vez que profunda de Tomás Sánchez; un compendio en el que vuelve sus ojos al piélago de su pasado y recorre, con evidente...
Leer más