Sonata cósmica

Posiblemente queden ya pocas editoriales como Corona del Sur. Nacida en 1980, con más de mil quinientos títulos a sus espaldas, cuida sus piezas como si fueran obras de artesanía y selecciona bien lo que sale de sus prensas.

Con Sonata cósmica, reedición del primer libro del reconocido poeta Francisco Peralto que recorre los años 1968-1973, inicia una nueva colección, «La botella del náufrago», y rescata para nosotros una voz que causa estupefacción por su singularidad y la riqueza de sus imágenes.

Las incursiones del malagueño en la poesía visual y sus conocimientos de las posibilidades tipográficas del verso y la palabra se muestran en estas escasas páginas que contienen todo un universo plástico y lúdico, donde las sílabas se escalonan y dibujan profundidades por las que el lector desciende acompañado por una segunda persona que recomienda «no digáis palabras vanas», que encuentra la paz en los campos de la infancia de olivos y juncos y en la lucha solitaria en honor de Cavafis cuando confirma «sigo combatiendo».

La desesperanza, la «soez desesperación», el «temor horrendo / al supremo destino», lo decolora de un «Soplo» y afirma «Estamos muertos» en una realidad cotidiana que no es sino bajeza y desolación («Esa es la soledad que siento / al verme rodeado del vacío», donde «Lo nuevo es lo mejor» y los museos recogen la historia ya cadáver.

Poesía cósmica, dividida en cuatro partes como su correlato musical, se abre en su segundo movimiento en flores de alucinación y de cadmio «en los confines del espacio-tiempo / en una ignota galaxia». Adjetivos ásperos y lóbregos (hojas secas, jardines oscuros), términos que nunca esperaríamos en un poema (átomos vic, pteredalticus albinos), brotan y giran «por el insondable abismo» a la par que el hombre de Neanderthal y sus enterramientos.

Así, la tercera parte se levanta sobre cipreses que se alimentan en los camposantos de los desechos del hombre, «Cruces del cementerio», «Titanes poderosos» de El Romeral y Menga... Y todo nos recuerda nuestra condición temporal, nuestra suerte de viajeros por un espacio infinito de energías y monstruos que termina, como un nuevo fragmento del cosmos, de basura celeste, encapsulado en un «Féretro espacial» como un barco fantasma a la deriva...

Elena Marqués

Francisco Peralto (Málaga, 1942)

Fanático de los libros, poeta versal y experimental, narrador, ensayista, crítico literario e investigador, estudió Artes Gráficas en Málaga y recibió diversos premios en el campo de la encuadernación y el diseño. En 1964 creó la base de su imprenta artesanal y en 1965 publicó su primera novela. En 1973 inició la edición de sus colecciones de libros y revistas y en 1974 su primer artículo sobre poesía visual.

Sonata cósmica

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más

Para que me imagines

Decir que la vida es un viaje no es nada novedoso. A los lectores españoles la peregrinatio vitae nos remonta a Gonzalo de Berceo y, cómo no, a Jorge Manrique, con sus célebres versos «este mundo es el camino / para el otro, que es morada / sin pesar». En ambos casos se nos avisa de que solo...
Leer más

Rarezas. La literatura no tiene cura

Dejando atrás aquellas primeras aventuras infantiles que tan importantes fueron en la aparición de la enfermedad incurable de la lectura, recuerdo mi afición desatada por la novela, la visión reverencial que tenía de la poesía, el medido disfrute de los dramaturgos auriseculares, el descubrimiento...
Leer más

4 3 2 1

¡Por fin! he terminado de leer el último libro de Paul Auster. Y los signos de exclamación me eran muy necesarios en este caso, porque he de decir, aunque imagino que me lloverán las críticas por ello, que me he aburrido soberanamente. Las calificaciones con las que me enfrenté a él, en las que se...
Leer más

Ara, como el río

En abril de 2018 tuve la suerte de acompañar a Charo Jiménez en la presentación de su segunda novela, que un año después alcanza la tercera edición. Se trata de la respetuosa ficcionalización de unos hechos reales y muy cercanos que no están ni siquiera cerrados todavía; un relato sobre la...
Leer más

Todos mienten

Dicen que las generalizaciones son odiosas; pero esta que recoge el título del nuevo libro de María del Monte Vallés, Todos mienten, no puede ser más acertada en los tiempos que corren. De hecho, al leer por primera vez esas dos palabras en la cubierta me hice a la idea de que encontraría una obra...
Leer más

Antropoceno

Es obvio que en ocasiones autor y obra se funden como una sola cosa. Este es el caso del primer libro de Antonio Aguilera, quien, preocupado por el futuro de nuestra Madre Tierra y el maltrato a la que la sometemos; y confiando siempre en el compromiso y la fuerza de la palabra, se ha decidido a...
Leer más

La esclavitud de las mujeres

En estos tiempos que corren, en los que, desgraciadamente, aún es preciso luchar por la igualdad real entre los géneros, la editorial sevillana Triskel recupera el ensayo La esclavitud de las mujeres, escrito por el filósofo británico John Stuart Mill en 1869 y traducido por Emilia Pardo Bazán, lo...
Leer más