Los últimos cien días de Jindra Hertam

Crear personajes con solo unas líneas no es un reto fácil. Narrar de un modo supuestamente inconexo, en cien ramalazos, y conseguir un todo coherente y febril es lo que logra el para mí jovencísimo Juan Antonio Hidalgo en Los últimos cien días de Jindra Hertam.

¿Cómo catalogar la obra sin errar? ¿Son realmente fragmentos de un blog escrito por ese personaje misterioso que da nombre al libro? ¿Son trozos de diarios de diferentes personas que coinciden en algún punto de sus vidas entre dos bloques de pisos en una calle cualquiera de una ciudad sin nombre? ¿Son flashes de una película negra en que las vidas anodinas esconden misterios inconfesables? Y habría también que preguntarse: ¿Existe realmente Jindra Hertam, del que sabemos que es checo y quizás escritor; del que una voz nos anuncia en el prefacio su constante presencia y su inocente proyecto literario? ¿Quién escribe a quién, dónde se dibuja el límite entre la realidad y la ficción? Y eso nos llevaría a preguntarnos: ¿Es esto de verdad solo un inocente proyecto literario? Y, por último, algo más que me atenaza: ¿Hay cura para la soledad y la sensación de extrañeza en que la mayoría de los personajes se desenvuelven? ¿Es posible escapar del círculo al que le destino nos ata? ¿Cuál es, de entre todos, la verdadera víctima?

Alguno también se preguntará, por su parte, si es esto una reseña, pues normalmente con ellas se da respuesta a ciertos asuntos de la obra; se clarifican y ponen al alcance las claves para entenderla mejor. La cuestión es que Juan Antonio Hidalgo no desea ofrecernos una sola respuesta, una interpretación unívoca, sino situarnos en una ventana indiscreta (las ventanas son también protagonistas de la historia, como se verá) en largas noches de insomnio; prestarnos unos prismáticos, como a Javier, y esperar los múltiples desenlaces.

Por supuesto, hay que estar muy atentos, pues no existe una línea narrativa que nos conduzca desde el principio al fin, y hay personajes que tienen nombres falsos o hablan en clave para transmitir instrucciones porque estamos ante una obra muy seria, pero también ante un juego que hay que descifrar, un gran rompecabezas en que todas las piezas acaban por encajar.

El juego metaliterario que no solo interpreta Jindra, sino también Ana, se convierte así en una verdad más trágica donde historias aparentemente independientes convergen y se explican entre sí. Y ello con el foco del cine negro alumbrando, o más bien emborronando o emponzoñando, habitaciones de hotel, asientos de autobús, espaldas y cuellos desnudos, tugurios donde el alcohol, relaciones felinas que sirven de contrapunto, crímenes por encargo a través de la línea invisible del teléfono, a lo que contribuyen las ilustraciones en blanco y negro de Ángela Rodríguez y todo el formato del libro: un acierto de la joven editorial sevillana Maclein y Parker a la que, de seguir así, le auguro muchos más éxitos.

Elena Marqués

Juan Antonio Hidalgo (Sevilla, 1976)

Licenciado en Comunicación Audiovisual y crítico de cine, es autor de las novelas Noam y La Lista: Historia de Jacobus van Eickenvijk, y de los libros de relatos Solitarios. Soledades, Basado en hechos reales -que nunca sucedieron- y Nunca pasa nada.

Los últimos cien días de Jindra Hertam

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

Los ángeles fríos

Superada la cuestión bizantina del sexo de los ángeles, no imaginaba que su temperatura pudiera plantear también alguna controversia. De hecho, habría apostado por cierta calidez ingénita a la esencia espiritual de estos servidores de lo divino. Por eso, el solo título del último libro de poemas de...
Leer más

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más