La princesita en el asteroide B612

Ahora que muchos lectores, animados por la Sociedad Española de Astronomía, hemos luchado por que una estrella de la constelación Ara rinda homenaje a nuestro más insigne literato, he caído en la cuenta de que, quitando el sistema solar, apenas conozco el nombre de ningún asteroide. Miento. Hay uno que conozco bien, y parece ser que Noemí Trujillo lo ha visitado y recorrido con el mismo fin que aquel pequeño príncipe de pelo alborotado y largo gabán: cuidar bien de su rosa.

En 21 poemas donde el paisaje almeriense le concede la luz de su sol y de sus faros (léase el poema XI) y la pintura, un espacio por donde deambular, la poeta barcelonesa no solo rinde homenaje a este libro mágico de Saint-Exupéry, sino que, como él, bajo una apariencia sencilla, habla de las cosas importantes de la vida y de la naturaleza humana, desde la soledad hasta la pérdida, desde el misterio del amor a la aventura de los regresos.

Y en su viaje de vuelta, quién sabe si a su Ákaba natal, es consciente de sus cambios, de los propios y los de los lugares que amó, que ocupan, junto a los libros y los cuadros, lo mejor de su universo.

El amor es, pues, centro de su poesía, representado en la fragilidad de la rosa («Solo tienes cuatro espinas / para defenderte contra el mundo»), con la que dialoga a lo largo del libro; a la que, como su homónimo, le cuenta su viaje por sitios sin baobabs, pero sí con volcanes y con corderos que destruyen las playas vírgenes; a la que le explica la bendición de la soledad y la naturaleza espinosa de las flores, la existencia de los dos lados de ese sentimiento enigmático y pavoroso tan antiguo como el hombre («Tú eres la bondad / y la confusión»), pues «hasta las flores son contradictorias» y a veces el amor es mezquino («es un punzón oscuro, / una muchedumbre sedienta, / un animal raro»).

Esa complejidad de las relaciones humanas, esa dificultad de entenderse uno mismo, conduce al destierro, al viaje, a la búsqueda, donde «conocer hombres de negocios, / bebedores, / faroleros, / vanidosos», donde entregarse, como Ofelia, al río y a la desobediencia.

Y Noemi, en el viaje de la poesía, intenta explicar y explicarse, trazar su biografía (léase el poema X), dibujarse como «una muchacha desnuda / con los brazos cruzados»,  crear lazos (léase el poema XVI), repetir hechos («Los ritos son necesarios»), justificar a la rosa su metamorfosis («Antes no me importaba eso, pero ahora he visto mundo. / Y eso me ha cambiado.»), verificar su pequeñez («Te doy lástima, / lo sé / mi pequeña flor. / Porque soy débil, / porque extraño / demasiado / nuestro planeta») y, precisamente por ello, buscar la eternidad, y, tras siete años de ausencia (no creo que la elección del lapso temporal sea casual), regresar.

Por eso, de entre todos lo que componen La princesita en el asteroide B612, quiero dejaros estos versos. No sé si son los más representativos de este viaje, pero sí que en ellos comprendo mejor ese minúsculo astro que vaga por el universo con una flor cubierta por una mampara de cristal.

Tengo que huir

porque soy efímera,

porque me gusta mirar cuadros,

tengo que volver a esa montaña

que no cambia de lugar,

tengo que escribir cosas eternas.

 

Elena Marqués

Noemí Trujillo (Barcelona, 1976)

Poeta y escritora catalana, ha publicado los poemarios La Magdalena, Lejos de Valparaíso, La muchacha de los ojos tristesBrooklyn Bridge, Solo fue un post Un lugar con nieve.

Es autora de la serie infantil Judith y sus muñecas monstruosas y de la novela juvenil Suad y editora del sello Playa de Ákaba.

 

La princesita en el asteroide B612

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Los libros que leo

El diagrama colérico

Desde que conociera a David Fernández-Viagas con Días naturales hasta este segundo volumen de relatos, han pasado algunos años. Y compruebo que el autor los ha aprovechado bien para crear de nuevo ese ambiente fantástico (léase pensando en las acepciones 2 y 4 del término), esa «atmósfera íntima y...
Leer más

Desnombramientos

«Transitarse en la escritura. Escribirse habitada por los otros, habitar en las palabras heredadas, abrirse paso con el lenguaje entre su propia espesura, abrir grietas, buscando, quizá, un no-lugar en el que todo está aún por pronunciar. Desnombrar el mundo para poder nombrarlo. Tocar el mundo sin...
Leer más

Calle de los noctámbulos

Que la poeta Anabel Caride (Sevilla, 1972) sea también filóloga y que en esa doble condición escriba unas palabras preliminares a Calle de los noctámbulos, no solo para «justificar» los aires celtas que campan por sus páginas, sino incluso para aclarar su estructura y los títulos de cada parte (el...
Leer más

Variaciones y reincidencias (1978-2018)

Bajo el título Variaciones y reincidencias (1978-2018) se reúne prácticamente la obra completa del poeta paraeño Javier Salvago; una labor de cuarenta años en la que, a pesar del paso del tiempo, lo encontramos y reconocemos siempre. Porque, para Salvago, la escritura corre en paralelo con la vida...
Leer más

Tres muertos

De las cinco citas que anteceden a la última novela de Manuel Machuca, me quedo con las tres primeras: «La vida de los otros es solo lo que nos quieren contar» (Felipe Benítez Reyes), «Las historias solo existen del todo cuando alguien las escribe» (Javier Cercas) y «Las únicas cosas verdaderamente...
Leer más

Exorcismos

El jueves 24 de octubre, bastante más allá de las 19:30, con la no-puntualidad que suele caracterizar este tipo de actos, tuvo lugar en la Sala El Cachorro de Sevilla la presentación del libro de relatos Exorcismos, publicado bajo el sello editorial Extravertida en la colección Le Petit...
Leer más

Feliz final

Aunque me habían avisado de la dureza del libro, la lectura de Feliz final ha superado mis expectativas. Tanto en lo positivo como en lo negativo. Entiéndaseme bien. No hay nada que pueda criticarle a la escritura de Isaac Rosa, de una brillantez insuperable que lo convierte en uno de los autores...
Leer más

Las señales que hacemos en los mapas

El título del libro de Laura Casielles Las señales que hacemos en los mapas ya nos prepara para un viaje. Un recorrido por distintas ciudades de Marruecos y por distintos estados del alma, según anticipa la cita, tan noventayochista, de Sánchez Piñol: «El paisaje que un hombre ve, ojos afuera,...
Leer más

Nombre entre nombres

Definir la poesía actual resulta complicado o, si se quiere, completamente inútil. Si uno indaga entre las últimas publicaciones (para eso no todas las «librerías» sirven), descubre, de una parte, cierta tendencia a la brevedad y al silencio (piénsese en el renacimiento del aforismo y la...
Leer más

Curva

 Leyendo Curva, de Aurora Delgado, no he podido dejar de acordarme de las máximas chejovianas sobre el cuento. Porque nada es gratuito en esta historia. Desde «el taxista y el travesti, cada uno en un extremo [...], abriendo y cerrando un paréntesis de más de veinte años», todo queda bien...
Leer más