Novedades

Silencio: se escribe

El viernes 12 de enero, en medio de un frío glaciar del que nos costó un buen rato recuperarnos («en ocasiones veo pingüinos», dijo alguien entre los témpanos), se presentó, en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Educación, un libro colectivo en el que tengo el honor de figurar, en...

Este invierno que al final llegó por adelantado

No soy de colgar en esta ventana mis poemas. No lo veo el lugar adecuado, como si temiera que pudieran despeñarse patinillo abajo, desgraciarse contra el suelo al perderse entre los recovecos de la red. Quizás sufrir algún hurto, algún comentario desafortunado sobre lo mal poeta que soy, que es...

Otro tipo de correcciones (estas, más útiles)

A la vuelta de unas estupendas vacaciones, voy a ahorraros mis palabras y las consabidas quejas a la hora de reincorporarme a la vida real para dejaros las últimas que han constituido este paréntesis de descanso. Se trata de prácticamente el final del libro Las correcciones, del escritor...

Ensayando

No sé si me cuelo al contarlo, pero la impaciencia me puede. Porque posiblemente sea la influencia de tantas películas (el cine, en mi vida, tiene culpa de muchas cosas…) lo que hizo que el viernes me sintiera como uno de esos directores de teatro de Broadway asistiendo, tras una mesa con dos...

Llega la canícula

Debe de ser verdad que el hombre, sobre todo para lo malo, tiene una memoria frágil, como los peces y los chimpancés. Si no a cuento de qué iban a existir las familias numerosas y las segundas nupcias, con lo que duelen los partos y las separaciones. La mayoría de los animales (National Geografic...

Blog

Las prisas y yo

Sé que las prisas son malas consejeras. (También que la vida iba en serio, pero ese es otro asunto). Especialmente en esto de la literatura, donde no hay que precipitarse. Los textos llevan su tiempo. Cada uno precisa sus correcciones y sus mimos, su reposo, sus ocho ojos ven mejor que cuatro. Hay...

Vocación y profesión

El otro día me molestó mucho (y eso que ya debería estar acostumbrada) escuchar un comentario desafortunado sobre esto a lo que me dedico: mi «hobby». Me defendí (¡vaya! Este verbo lo utilicé la semana pasada en la presentación de La espiral del caos, de mi compañero de editorial José Domingo Mora,...

A modo de fábula (por lo de los animales sueltos)

No sé por qué, al ir a escribir estas líneas, me he acordado del título de aquel famoso programa que emitieron en Televisión Española en el que un grupo de ciudadanos anónimos entrevistaba al personaje de turno. Tengo una pregunta para usted se llamaba. En realidad, yo tengo varias, que es una...

Silencio: se viaja

Si el lunes pasado dediqué unas líneas a comentar (como tantas veces) algunas cuestiones sobre la vocación literaria y los muchos motivos por los que una se pone a escribir, hoy saco a la palestra otra de mis actividades favoritas: el viaje. Por motivos indiscutibles, entre los que no obviaré las...

Año Nuevo

Quienes han seguido mis últimas andanzas facebookianas e instagrameras sabrán que he cerrado el año disfrutando de algunas películas de las sagas de El señor de los anillos, El hobbit y el joven mago de Hogwarts. De hecho, también hemos visitado la exposición «Harry Potter. The exhibition» en...

Felices fiestas

Mis primeros recuerdos, imagino, ya son inventados. O, mejor dicho, inventando. Aunque nuestro pasado se rehace cada día (casi tanto como el futuro, que está por construir, según cuentan), esa figura de Elena Marqués ideando historias, transcribiendo versos, se hunde en los orígenes de mi...

Mis libros

La nave de los locos. Nota al editor

NOTA Querido editor: No todos los días se levanta uno de buen talante, eso es cierto; pero hay personas que casi siempre emprendemos las mañanas con irrefrenables deseos de estrangular al mundo. No, no se asuste, no vaya usted a pensar que se encuentra ante un conjunto de páginas trazadas por un...

La nave de los locos

En este libro, ganador del VIII Premio Vivendia-Villiers de Relato, se reúnen cuentos de muy diversa factura y se palpa como hilo conductor la aspiración de dibujar al ser humano en su pequeñez, su soledad y su inevitable sufrimiento. www.edicionesirreverentes.com/narrativa/Lanavedeloslocos.html