Poco que contar, pero la primavera

La primavera ya está aquí y «Desde mi ventana» la percibo con toda su fragancia de azahares y jazmines. Me embriagan el ajetreo verdioscuro del naranjo, las voces infantiles de pantalón corto, la luz sin rubor que planea por un Domingo de Palmas de chaquetas azules y cervezas en vaso de plástico. Me enloquecen el aleteo de semillas de las plataneras, el reventar morado de las jacarandas, la pisada torpe de las primeras sandalias sobre la cera recién derramada, el chirrido de los neumáticos y la promesa de una terracita a medio sol junto a la muralla de la Macarena.

No soy de cantarle a mi ciudad, y mira que es hermosa. Me pueden la suciedad de sus calles, el jolgorio desmedido, el no poder transitar los días de partido en un Nervión tomado por bufandas bicolores. Supongo que eso lo comparte con muchas otras villas de este bello y variado país que es España, el mío, en el que vivo y en el que, imagino, habré de morir un día. (Lo de morir es seguro; lo de que sea aquí es probable, aunque eso nunca se sabe.)

Pero hoy me siento feliz de ver a la gente feliz y, a falta de otra cosa que contaros, he rescatado unos haikus medio primaverales, medio urbanos, para hablar de Sevilla, la de los chaparrones y las fuentes, la de la Pila del Pato en la penumbra, la de las calles adoquinadas y las farolas isabelinas, la ciudad que una primavera de hace... años me vio nacer y abre los ojos cada mañana con su revuelo de periquitos en el parque, su zureo de palomas, su albero ferial, su coso engalanado, su calle Betis como un regalo de los dioses, su faro de esperanza en Alemanes (sí, a la Giralda me refiero) y otras tantas propinas que esta estación de alergias acentúa con el gesto coqueto de una mujer hermosa.

Espero que os gusten.

 

Brota el deseo

y en su piel reverdece

la primavera.

 

Agua en la fuente.

Por el cielo navegan

los petirrojos.

 

Entre la hierba

un bullicio de insectos

bate sus alas.

 

Filtra el ramaje

un revuelo de trinos.

Olor a infancia.

 

Las hojas cantan

y su envés apacigua

la luz al párpado.

 

Alzan el vuelo

las palomas del parque.

Blanca es la brisa.

 

Elena Marqués

 

Poco que contar, pero la primavera

Saludos

Juntos prosa y verso como la vida misma. Me gusta el aire fresco del relato y los poemas, y me encantó el cuarto haiku, es hermoso.

Un abrazo...

comentario

Hola Elena , te felicito me ha gustado mucho igual que el primero que leí , lastima que los titulos que le pedí a tu padre de los dos libros , en Barcelona no hay manera de encontrarlos .

Seguiré buscando un abrazo y vuelvo a repetirme Felicidades

Re: comentario

Hola, Francisca.
Me alegro de que te guste y me apena que no encuentres los libros. No sé si es problema de distribución o que, al fin y al cabo, no tengo muchos lectores. Sé que en La Casa del Libro, si no está, se puede pedir, por si te apetece seguir escuchándome.
Muchas gracias y muchos besos.

Nuevo comentario